www.diariocritico.com
Emigración de ida y vuelta

Emigración de ida y vuelta

jueves 11 de octubre de 2012, 17:19h
El fracaso personal y colectivo de toda una sociedad tiene una de sus más claras manifestaciones en la emigración. Nadie abandona a los suyos  si no hay una   razón  (económica, generalmente) por medio. A ella se ven abocados  quienes  en  su país de origen  no ven  salida personal ni colectiva a una situación, cuyo origen, desarrollo o solución, ya importa poco  porque  quien  ha  decidido hacer la maleta  y marcharse a otro país lo hace cuando se encuentra al límite, cuando ya no  hay forma de retrasar ni un día más la decisión.

Fuimos ya emigrantes  en la década de los 60  del siglo XX. Cambiamos de papel en  los 90 y principios de los años 2000. Ahora, en la  segunda decena del siglo XXI, a los españoles nos vuelve a tocar "bailar con la más fea", a juzgar por los  datos  relativos al  primer semestre  de 2012, según los cuales  han sido más de 40.000 los españoles  que han salido   con intención de emigrar, justo el doble  que el año  2011. 

Ahora, pues, no vale de nada  resucitar  aquellas viejas discusiones  de si  la ley de  extranjería. que nos dio el gobierno de  José Luis Rodríguez Zapatero,  era  o no  un coladero, ni hay  urgencia alguna en su modificación   para adaptarla  a  la nueva óptica política   popular,  porque, quienes todavía  arriesgan sus vidas para  cruzar el Estrecho  toman a España solo como una etapa del camino, y no como punto de destino. 
  Vuelta a casa
Aún resuena  en mi memoria la frase  de una de las protagonistas de una serie de reportajes  sobre la vuelta  a su país de origen   de muchos  de los emigrantes que nos han  ayudado  durante los últimos años  en  España,  que Bernardo Pérez publicó  en "El País" hace algunos meses. La pronunciaba una mujer dominicana, Isabel Sierra, de poco más de 50 años que, viéndose  forzada por las circunstancias a abandonar  el viejo continente, y a preguntas  del  colega, respondía  que lo más valioso que iba a meter en su maleta después de 17 años en España era  "Mi perfume..."  Se trataba de un  perfume francés  que entonces le costó  8000  pesetas; una de las primeras cosas que adquirió  que  puede enmarcarse dentro del terreno de los caprichos  y no de las necesidades, ese terreno   sobre el que suele  transitar  casi siempre  el emigrante. Como puede verse, más de 10 años después, todavía conservaba  el frasco   y parte del contenido  que certificaba su pequeño primer triunfo. A juzgar por la respuesta, tampoco parecen haber habido  muchos más...

Los españoles menores de 40 años, en situación de desempleo  prolongado, han pensado ya  alguna vez  -en su  inmensa mayoría- en la alternativa de  emigrar. Otros, hijos  o nietos  de aquellos compatriotas  que hace 50  o 60  años  decidieron  venirse a la ciudad, recorren ahora el camino de vuelta  al  campo, como penúltima alternativa  antes de  salir del país.      La campaña de la fresa en Huelva ha visto en 2012, por primera vez y desde hace años, como  los españoles  han  superado al número de extranjeros que se dedican a la recogida de esta fruta. Una situación muy distinta a la que hace solo 3 años, en 2009, vivían los empresarios de la fresa onubense  quienes, para cubrir la campaña,  solicitaron 2.500 temporeros, y solo pudieron contratar a 1.500. Porque la mayoría de los parados españoles rechazó la oferta.
Este año también unos 15.000 trabajadores españoles HAN ACUDIDO a la vendimia francesa (aproximadamente, tantos hombres como   mujeres). Todos ellos  HAN TENIDO Alojamiento gratuito y  HAN COBRADO 9 euros por hora mientras que en España la hora de trabajo en el  campo se paga en torno a 6,20 euros. Un panorama nada alentador que nos hace caer en la cuenta de que, en los últimos cinco años, hemos retrocedido AL MENOS  cincuenta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.