www.diariocritico.com
Hay que tener Más paciencia...

Hay que tener Más paciencia...

lunes 15 de octubre de 2012, 17:45h
Veo luces al final del túnel. Por ejemplo, que Artur Mas, entre las cosas tan raras que dice, habla ahora de 'interdependencia', que imagino que no viene a ser exactamente lo mismo que otra palabra, 'independencia', que él no pronuncia jamás. Quienes tantos años llevamos observando el oleaje político, que avanza y se retira de las playas, hemos aprendido a olfatear esos pequeños matices, tres letras en este caso, que pueden significar  enormes diferencias. Lo mismo que cuando se habla de una consulta soberanista 'en tres o cuatro años'. O sea, la posponemos hasta después de la escocesa. Acabáramos. Porque así, queridos amigos, llevamos con lo que se ha dado en llamar el 'problema catalán' desde hace más de un siglo: posponiendo las bravatas del president o del conseller de turno y las chulescas respuestas de este otro lado del muro.

Paciencia. Desde el Estado (central), es decir, desde el Gobierno de España, falta ese sentido del 'timing' político: una vez, un presidente del Gobierno, que no era, por cierto, Mariano Rajoy, me dijo, y tenía razón, que los periodistas lo queremos todo aceleradamente, que no tenemos ese instinto de los tiempos en los que hay que aplicar la política. Ocurre, sin embargo, que aquel presidente falló estrepitosamente en la aplicación de su calendario, y me temo que lo mismo le puede ocurrir a Rajoy, cuyo aprecio por la clase informadora no es mucho mayor que la de aquel antecesor a quien no quisiera nombrar.

Escucho a Miquel Roca (por boca de mi querida compañera Pilar Cernuda, ya que él no ha querido sino que le leyesen un texto) apostar por revivir el espíritu de diálogo de la transición: paciencia, concordia y diálogo, recomienda. Tres palabras, con las que supongo que todos estamos de acuerdo, fáciles de pronunciar, pero difíciles de aplicar. Pienso que gentes de la estatura de Miquel Roca, o del mejor Jordi Pujol, o del Tarradellas que, tras pelearse con Suárez, salió diciendo a la prensa que todo había ido muy bien, nos convendrían mucho más que este Más (perdón por la redundancia), que no puede ir a menos (perdón por el mal juego de palabras). Y gentes de la estatura del mejor Adolfo Suárez, o del mejor Felipe González (también tuvimos una buena dosis del peor), incluso del primer Aznar (vade retro el segundo), nos vendrían muy bien ahora, cuando las gentes que rodean a Rajoy y a Rubalcabe les impiden ver el bosque del pacto, empeñados en ver el árbol de la rencilla puntual.

Y, así, a quien toca tener paciencia es a nosotros, los ciudadanos que andamos por la calle sin paraguas y confiamos en que el paso del tiempo se realice en el sentido que conviene...

Vea también:

- El padre de la Constitución habló por boca de Pilar Cernuda
- Roca 'perturba' la estrategia de Mas: apuesta por revivir el espíritu de diálogo de la transición

>> Lea el blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros' >>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    14467 | kroker - 15/10/2012 @ 22:34:57 (GMT+1)
    Lo que hay es que contestar con contundencia, pero con la Ley y Estado de Derecho en la mano. No se puede permitir que Mas y sus secuaces y topos que han tenido en las instituciones del Estado, provoquen una reacción desmedida y fuera de lugar ahora; lo cual no quiere decir, que llegado el momento no tenga que aplicar el art. 155 de la CE, tan válido como el 24, sin ir más lejos. Pero dicho esto, a Mas y a su tropa les ha fallado la reacción airada del nacionalismo español, y se agarran como pueden a pequeñas idioteces como la dicha por Wert, portento intelectual del PP por lo visto. No está del todo mal, la reacción de Rajoy que ha sido templada, pero claro, acostumbrado como nos tiene el personaje a sus "desapariciones", ya no sé si es una estrategia, o es que simplemente se esconde. Pero bueno, hace un par de días ya ha empezado a reaccionar, lo cual era el mínimo exigible. Lo que es absolutamente lamentable e inaceptable para los votantes de izquierda, es la postura del PSOE a nivel nacional y menos a nivel local de Cataluña. Un socialista por definición no puede ser nacionalista en la vida, y no puede serlo, porque entonces los postulados que defienden el socialismo o social democracia serían como un chicle que se adapte a cualquier situación, y eso no es así. Y no es así, porque la independencia de Cataluña está manejada y manipulada por la derecha de toda la vida, que ha mangoneado a toda la sociedad catalana en beneficio propio y que está haciendo pagar la crisis al ciudadano corriente. Se ha disfrazado al culpable con el enemigo exterior, solución siempre socorrida por gobernantes ineptos y sin escrúpulos. Ellos saben que al final puede que haya acuerdo, pero si no lo hay y al final consiguen la independencia, ya se ocuparán de que la cuenta de resultados de sus empresas no se vea afectada por la guerra comercial, abrirán donde haga falta, y entonces al ciudadano catalán se le quedará cara de tonto, pero bueno, allá ellos, con Dios (y su obispo, que la voluntad del pueblo es para unas cosas sí, pero para otras no).
    14455 | maruja - 15/10/2012 @ 19:00:52 (GMT+1)
    Paciencia, desde luego, paciencia. No entrar al trapo, eso es lo que debería de hacer desde el gobierno de España, ese gobierno que no hace más que echar leña al fuego, ese gobierno que, a base de declaraciones gradilocuentes y desafortunadas, va a darle a Artur Mas y a ERC los grupos parlamentarios más fuertes de su historia. Y ellos, CiU y ERC, haciendo cada vez afirmaciones más absurdas a la espera de que el gobierno del Estado, que dirían ellos, les haga la campaña. Una pena, vamos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.