www.diariocritico.com
Presión fiscal y recaudación

Presión fiscal y recaudación

domingo 21 de octubre de 2012, 20:28h
Si a un altísimo porcentaje de  los ministros  que en España han sido, son y  serán les citamos  el nombre de  Laffer, probablemente  permanezcan más impávidos que un pez. También, probablemente, en la mayor parte de los casos  hagan un  leve y estudiado gesto dirigido a sus guardaespaldas, indicándoles  que  amablemente  retiren de su lado a este molesto y  marisabidillo interlocutor, de extrañas e inconfesas intenciones,  no se sabe muy bien  si disfrazadas de pedagógicos o  de crípticos fines. 
 
Siguiendo con esta misma hipótesis de partida, seguramente que estos mismos ministros han debido  colaborar  denodadamente en la elaboración y  presentación  de enmiendas y  propuestas parlamentarias o de programas electorales  vinculadas al terreno económico  que, cuando llegan al gobierno, no se atreven  a  poner en práctica y que tienen también mucho que  ver con  ese Laffer que citábamos al principio.
 
En  las filas de la oposición, por ejemplo, es muy fácil defender que no siempre  más impuestos llevan  aparejada una mayor   recaudación para las arcas del Estado.  Sin embargo, y de forma casi milagrosa, cuando  sus papeles  cambian  después de  un proceso electoral  y ahora  es gobierno quien hasta hace dos días era oposición, unos y otros cambian automáticamente sus posturas  y  quien antes decía  digo, ahora dice Diego, y viceversa.
 
Esta afirmación  no solo la enunció, sino que también  la demostró  un economista norteamericano llamado Arthur Betz Laffer  que destruyó la creencia de que  la presión fiscal puede ser  prácticamente ilimitada. Muy al contrario,   la línea de recaudación del Estado en lugar de aumentar, decrece si se sobrepasa un determinado umbral de presión impositiva.
 
 Hasta hace dos días, el PP hablaba de que  subir los impuestos  enfriaba la economía. Ahora, con la subida  del IVA, y otros  doscientos  impuestos más, directos e indirectos, no sé si  es que quieren  que España se convierta en la Antártida, o es que  los 40 grados que hemos sufrido este verano   pasado son un  espejismo climático, y el aparato del partido  nos va a condenar  al ostracismo si nos atrevemos a decirlo. Y es que, como todo el mundo sabe, no es lo mismo  torear en el ruedo que ver los toros desde la barrera. Menos aún en el campo de Hacienda y Economía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios