www.diariocritico.com
Galicia sin problema

Galicia sin problema

lunes 22 de octubre de 2012, 10:33h
No es que Galicia no tenga problemas. Tiene los de todo el resto de España en estos tiempos de crisis socioeconómica. Pero no complica la situación con un problema propio, artificioso y retórico, ni tiene una administración económica en bancarrota, ni está contaminada de propuestas insolidarias. Esto es lo que se deduce de los resultados del pasado domingo. La candidatura de Alberto Núñez Feijóo ha obtenido una mayoría súperabsoluta, para seguir gobernando con seguridad y sentido común. La razón de su gran éxito radica, a mi entender, en el realismo del electorado gallego que conoce, sabiamente para lo que son unas elecciones de dimensión regional.
 
No son para cambiar una Constitución, ni para castigar a un gobierno central obligado a capear con paciencia el temporal con medidas inevitablemente impopulares, ni para soñar con utopías estatales fuera de la lógica de la historia, ni para enviar señales de victimismo a una opinión internacional indiferente a las pataletas de aldea. Las elecciones autonómicas son para fortalecer el proyecto más idóneo para que funcione una comunidad de la mejor manera posible, de hoy en adelante, "de hoxe en diante", dentro de sus competencias legales.
 
Los políticos gallegos, sobradamente consolidados, no han caído en ninguna de las trampas irracionales para desvirtuar el objeto de estas elecciones sino que han ofrecido su entrega para resistir a la crisis con estabilidad, reducción del déficit, austeridad y solvencia. Frente a la candidatura de Núñez Feijóo no había otra opción que un Partido Socialista sin liderazgo estimable, dispuesto a seguir el peor de los caminos: intentar sustituir a un equipo homogéneo por un carajal solo imaginable con un pacto inverosímil y contradictorio con un galimatías de extravagancias, como son una extrema izquierda eternamente resentida y separatistas separados entre sí mismos. Eran dudosos complementos que, juntos o por lotes, no sumaban un respaldo de base popular suficiente para ser tomados en serio. Por ello, la candidatura de Núñez Feijóo ha alcanzado unos excelentes resultados con su oferta de dedicación y trabajo por y para el país y no con cuentos chinos.
 
Aquí no se trataba de juzgar de rebote ni a Rajoy ni a Rubalcaba, ni de remover el chapapote del "Prestige" o las tumbas del siglo pasado, ni de imitar servilmente las especulaciones de Mas o de Urkullu. Aquí se contó con el talento propio de los gallegos para hacer política real en su país y para coordinarla con la política nacional y europea, como prueba el buen pulso de los gallegos, también más allá de su tierra. La candidatura Popular se presentó con los deberes hechos, con los proveedores cobrando, sin necesidad de pedir rescate ni de subir impuestos, marchando en la dirección más útil para salir de la crisis. En otras tierras, otros agitan las banderolas de insolidaridad para disimular fracasos en el plano real. Ellos son el problema de sus pueblos, del que el pueblo gallego ha sabido librarse por sí mismo. A medio plazo, los pueblos pedirán cuentas a quienes programan "castellets" en el aire en vez de buena administración. En Galicia las cuentas están claras y el camino orientado en la dirección correcta.



Lea también:
- Especial: elecciones en Galicia  | elecciones en Euskadi
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.