www.diariocritico.com
Abismo y precipicio fiscal

Abismo y precipicio fiscal

viernes 02 de noviembre de 2012, 13:39h
Me encanta leer los artículos de Xavier Sala, por muy independentista y partidario del Barcelona que sea, porque en ellos se puede encontrar la esencia de los conceptos liberales que yo defiendo, y esta vez mezclo el aparecido con el nº 44 en la Vanguardia titulado acertadamente "Precipicio Fiscal" con el de mi amigo Enrique Calvet en Expansión "'¿Ich liebe Europa?" pues ambos complementan una visión general de la situación de la Economía mundial y Europea, que nos están nada lejos de caer en el abismo y/o en el precipicio.

Dice Xavier Sala y yo lo creo también, pues el huracán "Sandy " ha venido a salvar a Obama como lo hizo  en  Alemania, cuando las inundaciones en Alemania. En aquella ocasión, el canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder (SPD), reaccionó con rapidez y acudió de inmediato al centro de las inundaciones en Sajonia. Schröder derrotó por 6.017 votos al candidato democristiano (CDU/CSU),  primer ministro de Baviera, Edmund Stoiber, que, lento de reflejos, llegó tarde y perdió votos decisivos. Dice   "En EE.UU. Las encuestas dan una ligera ventaja a Mitt Romney pero las casas de apuestas piensan que Barack Obama será reelegido con un 63% de probabilidades. No sabemos, pues, quién será el próximo presidente. Lo que sí sabemos es que, sea quien sea, deberá enfrentarse a un problema monumental: ¡el precipicio fiscal del 2013!

El precipicio fiscal (o fiscal cliff en inglés) es un gigantesco plan automático de austeridad, combinación de aumentos de impuestos y recortes de gasto público, que entrarán en vigor el próximo 1 de enero y que reducirá el déficit fiscal en cerca del 5% del PIB en el 2013. Dada la precariedad de la economía norteamericana en estos momentos, la consiguiente contracción de la demanda interna puede hacer que Estados Unidos recaiga en la recesión. A diferencia del 2008, esta vez la Reserva Federal podrá hacer muy poco para evitar la caída ya que los tipos de interés están cerca de cero. Y con una Europa sumida en su propia incompetencia y una China que se desacelera rápidamente, la probable recesión norteamericana puede arrastrar al resto del mundo.

La Constitución de Estados Unidos dice que la única institución del Estado norteamericano que puede pedir préstamos es el Congreso. Eso quiere decir que cuando el Gobierno federal necesita crédito, tiene que pedir permiso a las Cortes, hasta un límite. Una vez el Gobierno alcanza ese techo, no puede pedir prestado ni un dólar más si antes el Congreso no lo amplía.

Después de una terrible espiral de subidas con Reagan y Bush, Obama consiguió que el Congreso con mayoría demócrata ampliase en casi 2,4 billones el techo de 14,294 billones de dólares para el ejercicio de 2011.Pero el déficit del Gobierno Obama era tan monumental que en enseguida se vio que esa ampliación era insuficiente  y los Republicanos dominaban el Congreso. Tras unos meses de salvajes negociaciones, el día 31 de julio, un día antes del límite, se llegó a un acuerdo y se aprobó la ley de Control Presupuestario del 2011 ( Budget Control Act of 2011) que autorizaba el incremento del techo de la deuda. En la actualidad alcanza ya los 17 billones de dólares: más del 100% del PIB.

A cambio, el Tea Party obtenía como concesión que a partir del 1 de enero del 2013 (justo después de las elecciones presidenciales de la semana que viene) se producirían una serie de aumentos impositivos y unos recortes de gasto: subirían el impuesto sobre la renta, el del patrimonio y el de sociedades (básicamente se retiran los recortes introducidos por Bush en el 2001 y el 2003). El fiscal cliff del 2013 está servido.

Por lo tanto, o la filosofía del Partido Republicano cambia radicalmente en los próximos dos meses (cosa que es muy poco probable) o la economía mundial se verá arrastrada por EE.UU. al caer irremediablemente por su propio precipicio fiscal.

En Europa según Enrique Calvet, "es difícil criticar a Frau Merkel por decidir en exclusivo cálculo electoral o en cumplimiento de visiones cortoplacistas para el "contribuyente alemán". El rumor que flota según el cual, pasadas las próximas

elecciones, por fin y después de lustros, se aplicaría la Ley en los temas importantes... Pero siempre habrá próximas elecciones...y Frau Merkel  debe reflexionar sobre sus decisiones económicas. Somos muchos, incluido alemanes, los que creemos que su acción/inacción está aumentando el peligro de un fracaso europeo, o de una depresión continental deletérea.

Por eso le piden, digo yo,  que relaje su política, pues eso sería fomentar la drogadicción de los europeos del Sur por el crédito fácil, y la deuda a costa de los puritanos trabajadores del Norte. Al contrario que los USA, el BCE no tiene limitaciones, salvo la oposición de la Sra Merkel, y la posibilidad de fusionar todo el sistema bancario europeo, lo que como mínimo es polémico, ya que  nos puede llevar al abismo, sino existen políticas fiscales iguales en todos los países de la Unión Europea, lo que no solo no es así, sino como ejemplo patrio tenemos el concierto vasco y el intento de Artur Más de conseguir otro similar y si no se lo dan se enfada y se va a Moscú, donde al parecer, no le han hecho ningún caso, y además las encuestas empiezan a dar, que no conseguirá la mayoría absoluta, lo que sería un fracaso para él y un éxitos para los catalanes sensatos.

"Entendemos, dice  Calvet que Frau Merkel y acólitos están ignorando, o despreciando, un problema de la construcción del euro, y, por ende, de la construcción europea, que es la enorme brecha de productividad que debe ser colmada por los países 'del sur' y los desequilibrios de crecimiento potencial entre centro y periferia. En el plazo corto, un lustro, la productividad de los periféricos sólo se puede recuperar con reducciones de costes laborales (no sólo salariales),de márgenes y de precios, esperando que, a largo plazo, se consiga por innovación, mejora de curvas de aprendizaje,educación/formación, etcétera. Pero si esa devaluación interna, dentro de la eurozona, no se acompaña de un aumento de las ventas a esa misma eurozona, por parte del sur hacia el norte se puede convertir en deflación, y deflación contagiosa. Si así fuere, para salvar el proyecto europeo, se exigirán transferencias crecientes de dinero del norte hacia el sur, lo que los contribuyentes del centro terminarían rechazando pues les supondría mayores impuestos". Y nos acercaríamos al cataclismo europeo.

 El Abismo está, pues servido, y como no practiquemos en el Sur los recortes y el gasto con austeridad, y a su vez no nos compren, aumentando la demanda interna, no habrá crecimiento en Europa, en tanto USA apuesta por la industria manufacturera. A mí me parece  impensable un plan Roosevelt, New Deal, de política intervencionista, puesta en marcha para luchar contra los efectos de la Gran Depresión en Estados Unidos, entre 1933 y 1938 para sostener a las capas más pobres de la población, reformar los mercados financieros y redinamizar una economía estadounidense herida desde el Crac del 29 por el desempleo y las quiebras en cadena, haciendo carreteras, puentes y aceras. No creció el PIB, pero comieron hasta la ¡II Guerra Mundial"¿Llegara la III? Prefiero el Liberalismo.
 
BERNARDO RABASSA ASENJO
PRESIDENTE DE HONOR Y DE RELACIONES EXTERIORES DEL CLUB LIBERAL ESPAÑOL.PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN FIECS"INSTITUTO
EUROPEO PARA LA COMUNICACIÓN SOCIAL.
INTERNATIONAL  REGIONAL COMMODORE OF IBERIA OF IYFR

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios