www.diariocritico.com
Desde hoy, Mas es menos

Desde hoy, Mas es menos

lunes 26 de noviembre de 2012, 07:48h
Noche electoral en el Majestic. Una noche tibia de noviembre hacía prever que los deseos de mayorías excepcionales de CIU se alcanzarían, pero lo que acabaron siendo excepcionales fueron los resultados.. En la sede electoral del partido del Gobierno en funciones se respiraba aires de victoria, de amplia victoria, de aquello que el candidato Mas se hartaba de pedir a los catalanes una "mayoría excepcional".
 
Más de 400 medios acreditados para la cita electoral. Periodistas de Canada, China, Rusia, Japón acudían a una cita que apuntaba a convertirse en histórica, en el inicio de un camino por andar que convertiría a Cataluña en Estado propio. Simpatizantes y militantes se reunían en un mismo salón del lujosos hotel barcelonés para vivir esa jornada que aspira a convertir al señor Mas en el mesías que guiaría a un pueblo hacia el sueño de ser Estado. Pero el  sueño de un líder para un pueblo se transformó en la decisión de un pueblo para su líder. Los miembros de la directiva del partido nacionalista que acudían al salón electoral compartían confidencias con los periodistas en un ambiente de pre-fiesta. Hasta aquí el guión esperado.
 
Un poco antes de las 21h el primer jarro de agua fría caía en el salón del Majestic. La formación nacionalista y convocante de elecciones lograba provisionalmente con tan sólo 47 escaños. Silencio absolutos entre los militantes allí reunidos y murmullos en los corros de los periodistas. Más de un compañero se frotaba los ojos creyendo que las gráficas se equivocaban, o que un larga campaña hacia estragos en su fisiología ocular. Pues no, era real, tan real que en los sucesivos datos que se facilitaban desde la Generalitat no auguraban una mejora en los resultados. Sede electoral enmudecida, ambiente que más se esperaba en otras sedes que en la de CIU. Los pitidos eran generosos cuando en las pantallas salían imágenes de la sede del  PP o ante la imagen de dirigentes del PSC. Quizá la falta de alegrías propias obligaba a pagarlo menospreciando al contrario. 

La noche transcurría demasiado rápida en el cuartel general del CIU. El escrutinio avanzaba en una dirección impensable para cualquiera, así que imagínese para los militantes que allí se habían dado cita. Las últimas encuestas situaban a CIU fuera de la mayoría absoluta pero muy próxima a ella, entonces ¿Qué pasaba? Y lo peor estaba aún por llegar.  Pasadas las 22 h el panorama ya era devastador, ambiente gélido en el salón, ambiente donde en una noche electoral que se presumía festiva, hasta las vibraciones de los móviles se sentían. Apenas los periodistas allí reunidos tenían espacio en las tertulia de radio y televisión porque nadie daba crédito a estas cifras a este distanciamiento de aquella, ¿Recuerdan?, "mayoría excepcional". De todos modos todavía había tiempo a varios aplausos en la sala. El primero de ellos, no lo adivinarían, pues fue cuando CIU subió de 49 a 50 escaños, se aplaudió como si fuera el escaño de la mayoría absoluta y por último la alegría llegó con el adelanto en el número de escaños de ERC sobre el PSC. Ambiente derrotista, eran aplausos desde la incredulidad.
 
Ya sólo había que esperar al señor Mas y sus explicaciones. Y llegó.  Artur Mas hizo aparición entre aplausos y vítores de president. Lejos quedan los momentos vividos el pasado viernes en el Palau Snat Jordi. Cánticos de independencia abrían paso  al president en funciones cuando se posicionó sobre el atril con una actitud calmada, sin presencia de decepción en su rostro. El discurso relajado acompañado a su izquierda por su esposa y a su derecha por el president Pujol. El argumento elegido para quitar aires de derrota es que Cataluña ha decidido dar el poder a la única fuerza que puede gobernar, pero que ahora ya no podía ser aquella intención de un líder, un partido, ahora "la responsabilidad es compartida" dijo el "herido" líder.
 
Las caras de Pujol padre e hijo reflejaban incredulidad ante los inesperados acontecimientos. Un discurso en ocasiones interrumpido por los ánimos desde el lado los militantes que se habían dado cita en el Majestic. Los 50 escaños reduciendo en 12 el número logrado en los anteriores comicios no frenará el objetivo soberanista, así lo ha reconocido al asegurar que, "el proceso seguirá adelante". El discurso concluye con un reflexión sobre el proceso que se ha iniciado, con que la mayoría soberanistas es reflejo de esa petición del electorado y que aunque lejos de los resultados deseados, el apoyo a un partido que gobierna ha quedado manifestado obteniendo el doble de escaños que la segunda fuerza.
 
Mas abandonó la sala en dirección al balcón que da al paseo de Gracia entre vítores y aplausos , aunque dejando un rastro de frustración y tristeza. La primera de las expectativas creadas, y primera en la frente de CIU. Desde el balcón del Majestic Mas hizo referencia a una pancarta que decía aquello de: "Te hemos dado nuestro voto ahora llévanos al Estado propio", a lo que prometió que así se hará.
 
Posteriormente sólo Oriol Pujol, el Secretario General de Convergencia democrática, dio la cara ante los medios para intentar explicar lo sucedido aludiendo siempre a que se han ganado las elecciones y que existe una mayoría soberanista que anima el camino hacia la consulta.
 
La etapa apasionantes que ese abre ahora para Cataluña con un Gobierno más debilitado que hace dos años, un Gobierno que necesitará pactar más que nunca y que no ha obtenido el resultado que esperaba. La pregunta podría ser, para este viaje, ¿Se necesitaban alforjas? ¿ Están menos justificadas las intenciones soberanistas que hace 2 meses al convocar las elecciones?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios