www.diariocritico.com
Mercados 1, Derechos humanos 0

Mercados 1, Derechos humanos 0

miércoles 12 de diciembre de 2012, 12:47h

El pasado 10 de Diciembre, fue el día internacional de los derechos humanos, tan aplaudidos como olvidados. Reemplazados, arrinconados, vapuleados por las leyes del mercado, tal vez por eso, convenga recordarlos.

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Pero en España, los grandes evasores fiscales gozan de la protección del estado mientras se persigue con mano de hierro a los humildes.

Artículo 2

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Pero la sanidad española segrega en función de la nacionalidad (miles de inmigrantes sin cobertura médica) y da la nacionalidad a cambio de dinero, (por comprar un inmueble de precio superior a 160.000 euros, te dan la nacionalidad) Violando los artículos 1 y 2 y muy especialmente el artículo 22

Artículo 22

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Pero la seguridad social se recorta (copago de medicamentos, ambulancias, etc), se recorta la ayuda social a los más débiles, (aquellos que la necesitan y que ahora poco a poco sufren la merma) y se imponen tasas abrumadoras en educación, mientras se apuesta por la bajada de salarios.

Artículo 23

  1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

En un país con un aproximadamente 25% de paro no parece que haya muchas elecciones posibles, (salvo al parecer, la emigración, como en tiempos pretéritos)

  1. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.

Pero las mujeres siguen cobrando menos que los hombres por realizar el mismo trabajo.

  1. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.

Pero la tasa de miseria no hace más que aumentar en España, mientras se continúa diciendo que el problema son los salarios. ¿Los salarios de quién? Valga el ejemplo  de Telemadrid, donde se pretende despedir al grueso de la plantilla mientras los directivos conservan sus cuantiosos salarios intactos, eso por no mencionar a la banca y sus directivos.

Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Pero la negociación colectiva sigue siendo poco menos que un oligopolio en manos de dos únicos sindicatos.

Artículo 24

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

¿Y los autónomos? (sin derecho ni a vacaciones, ni a subsidio por desempleo) por no hablar de las absurdas medidas lanzadas como globos sonda por la Unión Europa y otros organismos internacionales de incrementar la jornada laboral en países como Grecia, donde uno de los problemas es precisamente la ausencia de trabajo.

Artículo 25

  1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

En España miles de personas pierden sus medios de subsistencia por causas independientes a su voluntad, sin percibir nada a cambio. Hablo de los autónomos que se ven obligados a cerrar, de los miles de familias que viven con miembros en paro sin ningún ingreso, de los casi 400.000 desahucios, y de todas las personas que pierden su vivienda mientras el banco les sigue reclamando además la deuda.  ¿Dónde quedó el artículo 25 en la praxis jurídica española?

Artículo 26

  1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.

Frente al recorte de Becas, los estudios Superiores en España han dejado de ser igual para todos, en función de los méritos respectivos, y han empezado a ser iguales para todos, en función de su capacidad económica para pagar las distintas tasas.

  1. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

El desarrollo de la personalidad humana es arrinconado, sustituyéndose y degradándose las humanidades a favor de los estudios técnicos. Filosofía, historia, las artes y el mundo de la cultura en general, son relegados a un plano casi marginal. Se pretende fabricar técnicos cada vez mejores, y a ser posible, deshumanizados y sin conciencia social.

Se elimina educación para la ciudadanía, (a los ojos de la moral católica, parece poco adecuado aquello de enseñar en la escuela que pueda haber matrimonios del mismo sexo) al tiempo que se potencia la enseñanza de religión (la tradicional católica).

  1. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Sin embargo CEAPA (Confederación española de asociaciones de padres y madres de alumnos) ha hecho estos días un llamamiento a la movilización contra las medidas impuestas por el ministerio de educación.

Y por último, permítanme mentar el Artículo 7

Artículo 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Pero las tasas judiciales que pretende imponer Gallardón discriminan el acceso a la justicia en función de la renta.

Pueden ustedes consultar la carta íntegra de derechos humanos aquí.

Y echarse las manos a la cabeza después. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios