www.diariocritico.com
Un amor casi imposible

Un amor casi imposible

jueves 14 de febrero de 2013, 07:49h
         Aprovechando San Valentín,  podríamos contar una historia de amor. Con dos protagonistas, el político y el ciudadano. El flechazo se produce cuando llega la campaña electoral. El político se viste de sus mejores galas, acuna sus mejores palabras, perfila sus más sugerentes promesas. El ciudadano se siente asediado por diversos pretendientes, y ha de decidir. Al final se casa con uno.

         Pero terminada la campaña electoral, se cierran las urnas, y se difuminan los afectos en el complejo universo de los intereses creados. Una vez con la preciada presa, que es el voto, el político apaga su pasión y lo que parecía amor, se transforma en indiferencia.

         Esta historia de amor es la historia de una infidelidad, porque terminada la luna de miel electoral, el político pone su corazón en otros asuntos de mas calado. Entonces el ciudadano comprueba que es muy difícil enamorarse de alguien que no cumple sus promesas, aunque luego se disculpe afirmando que ha cumplido con su deber. Es difícil enamorarse de alguien que se desdice, que rectifica, que siempre culpa a otro de sus errores.

         Porque para el político encumbrado, eso de preocuparse por el más  desfavorecido, el más necesitado, y el que menos puede dar a cambio, es sentimentalismo barato. Una vez encaramado a las alturas, el político dedica sus amores a los importantes, los influyentes y a los poderosos.

         San Valentín nos ha dado oportunidad de contar un amor casi imposible entre el político y el ciudadano. La culpa no es del ciudadano, que siempre acaba seducido y abandonado. La responsabilidad es del político. Depende de él que esta historia de amor culmine con un final feliz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios