www.diariocritico.com
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo

No llamen a Ferraz, no hay nadie en casa

lunes 11 de marzo de 2013, 08:17h
Un año después de ser elegido Secretario General del PSOE y a 16 meses de haber cosechado la mayor derrota electoral para el Partido Socialista, Rubalcaba ha demostrado una vez tras otra su incapacidad para dirigir al PSOE.

Quienes con mucha generosidad intentan exculpar al máximo dirigente socialista, desgracidamente se equivocan. Es Rubalcaba el autor de una dirección endeble, mal preparada y sin el menor liderazgo, no ya ante los ciudadanos, ni siquiera ante sus compañeros.

No es verdad que a Rubalcaba le crezcan los enanos, no, es que se ha rodeado de gente mediocre que no sabe ni puede imponer disciplina, si, disciplina. En los partidos debe haber democracia, sin duda, pero también disciplina, sin ella, un partido no funciona. Y no
es que a mi me guste, todo lo contrario, por eso, por ser indisciplinada, nunca, nunca me afiliaría a un partido.

Alfredo Pérez Rubalcaba o ya no es el que era o nunca fue como creíamos que era. El caso es que el Partido se le levanta una vez tras otra y el Secretario General del PSOE no sabe o no puede poner orden. Que un socialista, desconocido hasta hace 2 días, prefiera dejar el partido en lugar de obedecer a su máximo dirigente, por ser alcalde, es muestra más que suficiente de la falta de liderazgo de Rubalcaba. Que los diputados del PSC rompieran, por primera vez, la disciplina de voto del Grupo Parlamentario del Congreso para seguir las instrucciones de Navarro, Navarro, no un Maragall, con perdón, no, a Navarro, y  se enfrentaran a Rubalcaba, es un claro ejemplo de debilidad.

Cuando la sociedad anda en la calle manifestandose una vez tras otra contra las medidas del Gobierno no puede ser que no haya nada enfrente, no puede haber un PSOE desaparecido y desacreditado. Y lo siento, el responsable es el que debería ser y no es , su líder. Ha llegado la hora de que Rubalcaba piense si es la solución o el problema. Ni los militantes ni los votantes del PSOE se merecen una dirección sin capacidad, sin ilusión, y sin ideas en una de las peores épocas que hemos vivido. Ferraz no puede seguir vacío.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios