www.diariocritico.com
El agua y La Mancha

El agua y La Mancha

jueves 14 de marzo de 2013, 19:45h

A un manchego de pro le llena de satisfacción el aspecto que, en estos días, y debido a la generosidad de las precipitaciones, presenta uno de nuestros humedales más famosos, cuyas excelencias ya cantaba nuestro "paisano" Cervantes (1) en ese capítulo en que el mago Merlín convertía a la dueña Ruidera y sus siete hijas y dos sobrinas en "otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de La Mancha, las llaman las lagunas de Ruidera" (2).

Aplicando el sentido común que caracterizaba a Sancho, hemos de darnos cuenta de que es el mejor momento para recordar la necesidad que tiene nuestra región de explotar con prudencia este recurso tan preciado. Primero, mediante la lucha solidaria de legisladores y regantes para combatir seriamente la picaresca en su explotación. Luego, en la educación de los niños y no tan niños para un consumo responsable de un bien que, por barato, nos sigue pareciendo ilimitado. En este aspecto los docentes somos una pieza clave para enseñar a la sociedad cómo la ciencia y la tecnología pueden ayudar en la correcta gestión y tratamiento del agua, concienciándola, sobre todo, que el agua más barata de tratar es la que no hemos contaminado o desperdiciado gratuitamente en nuestra casa.

Otra punta de lanza debe ser la información. Por eso, no quiero desperdiciar la oportunidad que me brinda este medio para recordar a sus lectores que la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha posee casi 19.000 hectáreas de humedales protegidos, y que, incluso, la UNESCO nos concedió la "Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda". 

Por ello, disponemos de herramientas de sobra para sustituir esa imagen trasnochada del secarral manchego que transmitieron los viajeros románticos, poniendo en valor nuestros espacios protegidos con flora y fauna características. En este sentido, todos deberíamos poder nombrar con orgullo los nombres de algunas aves migratorias o de ciertas plantas halófilas (que viven en medios con gran cantidad de sales) que habitan en este entorno. La Mancha no es solo, pero también, vid y perdices.

En resumen, solo con conocimiento y buena voluntad conseguiremos que los conceptos "agua" y "La Mancha" dejen de ser un binomio (aparentemente) irreconciliable tanto en la realidad como en nuestro subconsciente.

Rafael Camarillo Blas

Vicedecano de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica

Universidad de Castilla-La Mancha

(1)  Ángel Ligero Móstoles, "La Mancha de Don Quijote", Excmo. Ayuntamiento de Alcázar de San Juan (1991)

(2)  Miguel de Cervantes Saavedra, "El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha", Parte II, capítulo XXIII

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios