www.diariocritico.com
Las presuntas aventuras del joven Oriol Pujol

Las presuntas aventuras del joven Oriol Pujol

miércoles 20 de marzo de 2013, 12:59h
Entendía la política como un servicio a la nación aunque ésta fuera un mito. Su país, en verdad, era su propia familia, él mismo y su fundamento. La goma de borrar de la tenue línea entre lo privado y lo público formaban las fronteras de su nación.

Cuando le llegó la imputación, ayer mismo, dimitió de todos sus funciones importantes menos del cargo que importa. Siguió siendo diputado porque el escaño, además de pertenecer a la causa, le pertenecía a él por extensión familiar.

Cronometramos los minutos que tardaría en salir algún pelota de su cuerda. envolviéndose en la bandera nacional para achacar tanta miseria a un ataque premeditado del centralismo carpetovetónico.

Olvidaba él y sus aprovechados acólitos que los decentes desean que abandone el escaño por respeto a la institución. Ya no por ser imputado, sino por unas malditas grabaciones que le dejan con el culo al aire y un cierto sonrojo vergonzante en las mejillas de todos aquellos que las hemos escuchado o leído.

Que mediara para que no le concediera la ITV a otra compañía atenta contra la libre competencia de la que se le llenaba la boca a su anciano padre. Fue cuando presuntamente, tal como se escucha en el testimonio grabado, llamó a los servicios jurídicos de la Generalitat y al director general de Industria, para apañar (es un decir) una concesión a favor de un amigo, conocido, socio o vaya usted a saber qué.

El joven Oriol es todo menos tímido. Un presunto entre presuntos, profesional de la política entendida como el servicio a un mito y, esta vez, parece que también a sí mismo.

En la España que nos ha tocado vivir el poder político y el económico son un matrimonio feliz siempre de convivencia y siempre de conveniencia.

@AntonioMiguelC
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios