www.diariocritico.com
El relato colgado en la pared

El relato colgado en la pared

martes 07 de mayo de 2013, 13:20h
Me contaba un importante dirigente del PP que el  pasado domingo salió a comer  con su familia- para celebrar el día de la madre- a un restaurante del que son clientes habituales. Al llegar  salió el dueño del establecimiento a recibirles y les   comentó que  tenían su mesa en uno de los  reservados. Al observar  su sorpresa porque no habían pedido un  privado le  dijo sin más". Perdóname pero no  quiero líos. El otro día vino a comer,  también con su familia,  un  socialista muy conocido y  al verle el resto de los clientes se levantaron para  abuchearle " . EL dueño del restaurante le comento, igualmente  con toda naturalidad  que había tenido que  quitar  de las pareces las fotos que tenía colocadas como decoración  con  personajes  famosos -muchos de ellos políticos-  que habían sido sus clientes durante décadas. ¿Por qué?,  pues porqué habían observado como se caldeaba el ambiente y se proferían insultos de gran calibre contra algunos de los fotografiados y eso era malo para el negocio.

La anécdota es  una muestra  de como están las cosas y refleja,   no sólo del desapego profundo   hacia los  políticos,  sino  el hartazgo que tienen los ciudadanos  con  los  representantes de la cosa pública,  sean del partido que sea. Se puede decir que se lo han ganado a pulso , que  los casos  de corrupción  han hecho que se les juzgué a todos  por el mismo patrón ,  que  con tanto privilegió y tanta prebenda han conseguido  minar su prestigio hasta límites insospechados, que han  convertido  la política en la cueva de ALI BABA,que su palabra no vale nada,que han dado la espalda a la realidad etc etc. Se puede decir todo eso y más,  pero no podemos olvidar que son nuestros representantes legítimos y que la democracia aunque imperfecta es el mejor de los sistemas porque o hablan  las urnas o el silencio se lo lleva todo por delante.

Ahora la expresión de moda ,entre los políticos ,es la del relato.  Si de  ellos mismos dicen que no tienen un relato,  suena mucho mejor que si afirman que no tienen ni idea de como sacar de esta al país de esta  y además  mientras hablas del relato no lo haces del relator,   porque de eso andan todos  un pelín escaso. Antes  las críticas se combatían  afirmando que fallaba la comunicación y nos hemos pasado décadas, fuera quien fuera el inquilino de la Moncloa , oyendo como el portavoz de turno reconocía entre lamentos que no habían comunicado bien tal o cual idea a los ciudadanos. Se pasaban legislaturas enteras intentando averiguar como  transmitir bien las cosas , cuando en realidad esa era la excusa y el entretenimiento para no explicarlas. Ahora se lleva más lo del relato,  tal vez porque como no quieren ver a los periodistas ni en pintura y han optado por la comunicación del plasma, se les vería demasiado el plumero si  hablaran de fallos en la comunicación que no desean dar.

Puestos a  buscar relatos es mucho más fácil salir a la calle y ver lo que se cuece en ella. Desde luego un relato certero del  mal que padece la clase política  es lo que le ocurrió al dirigente del  PP en el ámbito de su vida privada,  y si el momento político ya no resiste ni una foto colgada en la pared  , la moraleja y el sentido común dicen  que hay que tomar medidas ya. O los partidos se toman esto en serio y empiezan a tomar decisiones certeras ejemplares y ejemplarizantes  que les acerquen a los ciudadanos o el invento se va al garete. Así qué...  menos buscar relatos y más encontrar relatores que no sean como la falsa moneda que de mano en mano va pero ¡ya se sabe! que  nadie se la queda... ¡Estamos hasta el moño de burras ciegas!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios