www.diariocritico.com
Lucha a garrotazos

Lucha a garrotazos

domingo 26 de mayo de 2013, 10:55h
Es curioso que cuando todo el mundo sostiene que en esta situación tan terrible la unión es prioritaria, quizá vivamos uno de los momentos más dispersos, enconados, aguerridos y traicioneros de nuestra historia reciente. No tiene sentido pero es así. Y por eso los ciudadanos nos preguntamos sobre el cataclismo atómico que haya de pasar para que de una vez por todas se reme en la misma dirección. Es cuestión de sentido común. De aparcar un rato los sólidos convencimientos propios, para intentar encontrar la solidez precisamente en lo que tenemos en común. Quizá ocurre que nuestra vida institucional o política está demasiado enclaustrada en las percepciones propias, y se olvida a veces que la visión de los otros puede ser de idéntica o mejor calidad. Hay que cambiar la certeza absoluta por la duda absoluta, al cabo excelente sistema para encontrar el mejor camino. El gran Machado, que albergó bondad, mesura y sentido común, además de buena poesía, lo decía de manera muy bella. ¿La verdad?...no. Tu verdad. La verdad si quieres vamos juntos a encontrarla.

Sí, ya sé que esta perspectiva, frente a la cascada de sectarismos que nos invade, es utópica, e incluso infantil, me dirá algún Maquiavelo de medio pelo, pero igual no nos sienta tan mal. Y que no se diga que va en contra del debate partidario, porque el tal debate no existe. Solo vemos trifulcas alimentando a las hambrientas televisiones. Sobre todo en esas tertulias con las que uno se pega un atracón de generalidades malvadas. La verdad es que estamos en una situación excepcional y por tanto debemos hacer algo excepcional. Al menos no continuar la senda que tan bien expresó Goya en su famoso cuadro Lucha a garrotazos, que ahora tengo enfrente.

Lo miro y  no tengo que hacer mucho esfuerzo para poner cara a los paisanos que se dan estopa. Podría poner los rostros de Aznar y Rajoy. Pero como el segundo ha sido más inteligente, no entrando al trapo, pues habrá que escoger otros entre la masa de cachiporreros. En todo caso, siendo algo sutil, o malvado, diría que al final Aznar ha usado la cachiporra para golpearse a sí mismo. Pues vista la cantidad de frentes que tenemos abiertos, no ha gustado que un expresidente coja la pala para crear otra trinchera. En todo caso lo que sí está claro es que Aznar no es un tipo como muy pacifista.

En fin, como tantos comentaristas, ciudadanos, politólogos y demás, abogo por que de una vez por todas se use el sistema de los Pactos de la Moncloa. Y que todos, salvo los nacionalistas, que son de otra galaxia tribal, desdigamos a Goya y por segunda vez se mande nuestra mala historia a la papelera de reciclaje. Seguro que haga lo que haga Merkel o la Troika así nos irá muchísimo mejor.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios