www.diariocritico.com
Abogada Rosa Cobo

Abogada Rosa Cobo

jueves 20 de junio de 2013, 16:35h
   Este jueves se cerraba en Granada un capítulo importante de reconocimiento y de justicia para una persona, la abogada Rosa Cobo, salvajemente asesinada hace unos meses por uno de sus clientes que no aceptó que la letrada se negara a presentar una denuncia falsa, a salirse de la legalidad, a fabricar pruebas falsas para implicar a la mujer del asesino. Rosa Cobo, que llevó el caso relacionado con la custodia de un menor tras la separación, le dijo  al que iba  a ser su asesino que "los abogados estamos para defender a quienes defienden un derecho o, incluso a quienes cometen los delitos, pero nunca para fabricarlos". Rosa era una profesional íntegra, de firme moral, defensora de sus clientes a capa de espada. Sus familiares, sus compañeros, sus amigos ni siquiera pudieron tener el consuelo de que se hacía justicia porque su asesino se suicidó en la cárcel, poco antes de la apertura de juicio oral. Ayer, en Granada, en su Colegio de Abogados, el presidente de la Abogacía Española entregaba a sus familiares la Gran Cruz al Mérito en el Servicio a la Abogacía, a título póstumo, reconociendo su integridad, su profesionalidad, su ética y su sacrificio.

   Como Rosa hay otros muchos excelentes profesionales en este país. Muchos de ellos, abogados, como Nacho de la Mata que se dejó la vida por defender en España a menores extranjeros no acompañados, hasta que un cáncer traicionero y muy largo se llevó su vida generosa. En todas las profesiones hay gentes que deberían salir en los informativos y en los periódicos en lugar de tantos golfos, de tantos vividores, de tantos sinvergüenzas sin oficio ni beneficio, de tantos corruptos. Pero casi nunca salen. La mayoría de los profesionales españoles son personas que tratan de hacer bien su trabajo. Son infinitamente más que los que lo hacen mal. Son personas anónimas sin las cuales no podrían progresar ni la educación ni la ciencia ni la medicina ni el periodismo ni las empresas.
 
  Pero los que salen, los que son "modelos a imitar" son los golfos, los que se llevan o se gastan el dinero de otros, los que gritan, los que estafan a otros, los que hacen mal su trabajo, los singermorning que parece que se multiplican, sin que pase nada, sin que nadie pida disculpas, sin que nadie dimita, sin que nadie sea sancionado por no hacer lo que debe.

   Por eso es importante reconocer a una persona que se enfrentó al acoso, que murió por no plegarse a la injusticia, por defender su trabajo honesto, por ser fiel a la verdad. Y en ella a todos los que creen en su profesión, en la ética personal y social, en la deontología, en el compromiso de hacer bien las cosas, se lleve o no se lleve. Hay muchos y muchas "rosacobo" en España. Se merecen un reconocimiento y un homenaje. Pero en vida. Sólo ellos, sólo un comportamiento comprometido y honesto nos puede sacar del pozo en el que estamos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.