www.diariocritico.com
Vacaciones de colores

Vacaciones de colores

martes 06 de agosto de 2013, 09:19h
Los españoles nos merecemos unas vacaciones con cierto relax y tranquilidad para afrontar una nueva temporada cargada de sobresaltos y con ligeras esperanzas de que la situación podría empezar a mejorar algo. Es cierto que los parados no pueden darse ni un respiro estival porque su angustia por ir sobreviviendo es diaria y necesitan que esas impresiones adelantadas por algunos dirigentes políticos se transformen en realidad cuanto antes en forma de un trabajo digno. La lucha contra el paro y por la recuperación económica tendría que haber sido una tarea de todos, sobre todo de unos partidos políticos que deben trabajar por solucionar los problemas de los ciudadanos.

Sin embargo, después de 6 años de crisis cruel y profunda nos encontramos que el margen de entendimiento entre los dos grandes partidos se ha evaporado por el debate parlamentario provocado por el escándalo Bárcenas. Mariano Rajoy persiste en proclamar su inocencia a los cuatro vientos y asegurar que ni dimite ni convoca elecciones anticipadas. Alfredo Pérez Rubalcaba le exige que se vaya y encuentra un espacio de oposición frontal al gobierno que le permite un poco de oxígeno interno pero sus enemigos le empujan a presentar una moción de censura que resultaría suicida para él y para el PSOE que, además de sus problemas graves de discurso político nacional y liderazgo, tiene en Andalucía una vía de agua incontenible por el escándalo de los eres.

Con este panorama desolador para el más optimista, se presentan unas vacaciones de colores porque dependen con el cristal con el que se miren. Los datos macroeconómicos apuntan a que España está saliendo de la recesión. Hay que ajustar la reforma laboral para facilitar operaciones quirúrgicas en algunas empresas mientras la revisión de las administraciones públicas lleva su ritmo ralentizado por los intereses autonómicos y partidistas. La opción de los autónomos y emprendedores se potencia pero solo a medias y estamos a la espera de que la inversión extranjera, a pesar de las múltiples trabas, pueda llegar para dinamizar la actividad económica que sea capaz de crear empleo. Eso es lo que realmente importa a los españoles que observan incrédulos las serpientes informativas de verano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios