www.diariocritico.com
El péndulo

El péndulo

miércoles 18 de septiembre de 2013, 07:51h
Desde la aparición a finales del siglo XIX de los movimientos nacionalistas románticos periféricos, nuestro país ha oscilado como un péndulo entre aquellos que defienden la segregación de una parte de España y aquellos que, por el contrario, insisten en mantener un estado centralizado hasta el extremo.

Siendo el debate territorial poco atractivo para aquellos más pendientes de las cuestiones sociales, como es el caso de la izquierda, los socialistas habíamos solucionado desde hacía tiempo este dilema. Logramos parar el péndulo de forma definitiva.

El tema se debatió en la Comisión Constitucional nombrada al efecto en 1931 con objeto de elaborar una constitución. Esa comisión estaba presidida por el socialista Luis Jiménez de Asúa y contaba con otros miembros del PSOE como Luis Araquistain, Trifón Gómez, Jerónimo Bugeda y Enrique de Francisco.

Los cinco socialistas discutieron con el resto de miembros de la Comisión Constitucional el modelo territorial más justo que debiera tener nuestro país. De nuevo las tensiones centrífugas y centrípetas parecían colocar a los socialistas justo en medio del problema.

Los cinco plantearon al resto de los miembros que España era un estado integral y que cada una de sus partes tenía derecho a lo sumo a un grado de autonomía que podía sustentarse en razones políticas o económicas.

El Pleno del Congreso del 27 de agosto de 1931 escuchó a Fernando de los Ríos en nombre del PSOE defender una Constitución que nacía con la ilusión de ser la más justa y democrática de todos los tiempos.

Una Constitución, la de la II República, que incluía en su artículo primero que España efectivamente "...constituye un estado integral", pero que también es "compatible con la autonomía de los municipios y las regiones".

Con la mirada atenta del Presidente de las Cortes, el también socialista Julián Besteiro, la posición del PSOE en la Constitución quedó zanjada de inmediato. Al mismo tiempo, cualquier estatuto de autonomía que vulnerara la norma máxima era devuelto a su origen, y así sucedió.

De hecho, este concepto de estado integral y autonomía regional fue recogido, casi medio siglo más tarde, en la Constitución de 1978. Se hizo quizás de forma tan peculiar como para transformar a nuestro país en el más centralizado del planeta tras Canadá y Australia.

Algunos miembros de la dirección del PSC han vulnerado la tradición ideológica del PSOE. Tradición republicana y demócrata. Tradición latente en ambas constituciones, la del 31 y la del 78: el estado integral y la autonomía regional.

El mareo del péndulo nos ha llevado, también a los socialistas, a distraernos de nuestros verdaderos objetivos de justicia social e igualdad de derechos y obligaciones de todos los españoles ante la ley, vivan donde vivan.  

@AntonioMiguelC
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios