www.diariocritico.com
I am basque

I am basque

viernes 27 de septiembre de 2013, 11:18h
El domingo pasado Bildu nos animó a seguirles en su "vía vasca al soberanismo". Quien verbalizaba la invitación era Pernando Barrena, a quien hemos conocido años, y años justificando los atentados de ETA en función del "conflicto". Todavía recuerdo un cuadro hecho a ganchillo que sacaron de su casa con la culebra y el hacha. No me parece pues el mejor portavoz Moisés, para indicarnos la senda de la Tierra Prometida al calor de las propuestas escocesa y catalana que al parecer a Bildu, ahora, le parecen buenos caminos. Nunca es tarde. Nos pedía buscar nuevos escenarios, mientras sutilmente pre­tenden hacernos creer que es a partir de ETA, cuando empieza la lucha del pueblo vasco. De hecho, tratan de borrar la visión de Sabino Arana que fue, quien alumbró un proyecto propio para Euzkadi rompiendo con el carlismo, rompiendo con los euskalerriacos y rompiendo con el españolismo. No fueron Txillardegi, ni Julen Madariaga, ni Benito del Valle, en 1960 cuando fundaron una ETA que tenía en su nombre la palabra Euzkadi ta Askatasuna. Era la que había descubierto Sabino Arana en 1895 cuando dijo aquello de que "Euzkadi es la patria de los Vascos", y es que Euzkadi era la palabra perseguida por la dictadura y Euskal Herria la permitida.

Pernando Barrena nos señala el camino haciendo abstracción de la historia reciente. El nacionalismo vasco empieza con ellos, la nueva Arcadia se llama Euskal Herria, y la nueva vía vasca al soberanismo es la que prepara en su laboratorio. Pues que con su pan se lo coman. A mí con semejante pedigrí, estas proclamas me entran por un oído y me salen por otro.

AQUEL 77

Fue un año clave. Aquel criminal había muerto en noviembre de 1975 dejándolo todo "atado y bien atado" y de herencia una ETA que ese año 77 mató al ex alcalde de Bilbao Javier Ibarra y al de Gernika y presidente de la Diputación de Bizkaia, Augusto Unceta Barreneche así como a un concejal en Irún, cuatro guardias civiles, tres policías nacionales, un comandante de Infantería en Iruña y un sargento de la policía municipal. ETA no se dio por enterada de la muerte de Franco. A esa violencia se le oponía la de unos cuerpos policiales hechos para la represión y la de los cuerpos parapoliciales como aquellos Guerrilleros de Cristo Rey o el Batallón Vasco Español. En enero, habían matado a los abogados laboralistas de Atocha.

Conviene recordar estas cosas porque en enero de 1977 la ikurriña no era legal, el gobierno vasco estaba en el exilio, Leizaola era el Lehendakari y vivía en París, Gipuzkoa y Bizkaia no tenían Concierto Económico, anulado por Franco como castigo por haber sido "provincias traidoras" y, el estatuto del 36, estaba derogado. Carecíamos de una universidad vasca mientras el euskera agonizaba.

En ese contexto, tras consultar con las organizaciones municipales, el PNV decidió registrarse el 13 de marzo. Lo hicieron los presidentes de los cuatro territorios. Ajuriaguerra por Bizkaia, Bujanda por Gipuzkoa, Garaikoetxea por Navarra y Olabarria por Araba. La inscripción se hizo en euskera y en castellano en el registro del entonces ministerio de la gobernación. La entonces izquierda abertzale nos tildó de españoles, estatutistas y no nacionalistas. Treinta y cinco años después y tras más de 800 muertos, ellos han tenido que hacer lo mismo.

En abril y mayo de 1977 siguiendo los llamamientos de Telesforo de Monzón se reúnen en la localidad de Txiberta todas las fuerzas abertzales. ETA no quería que concurriésemos a las elecciones de junio de 1977, mientras hubiera presos en la cárcel. Nosotros decíamos que había que ir para sacarlos como así fue con la ley de amnistía de octubre. Las cárceles se vaciaron. ETA y la Izquierda Abertzale han sido los encargados de llenarlas. Otra hubiera sido la historia si en 1977 hubieran dicho y hecho lo que dicen ahora con la boca pequeña. Su Marcha por la Libertad en Navarra, fue una vacuna utilizada por el españolismo para unir nacionalismo con violencia. Fue lo único que lograron. Separar más Navarra del resto de Euzkadi.

En ese contexto se convocó el Aberri Eguna en Gasteiz el 10 de abril. Lo firmaron todos los partidos incluido el PSE. Martin Villa, ministro de la Gobernación, lo prohibió. El PNV desvió la convocatoria a la basílica de Loiola. Arzalluz da el mitin desde las escalinatas.

EL ALDERDI EGUNA

Hace 36 años creamos el Alderdi Eguna. Ajuriaguerra, Arzalluz, Aguirre, Sodupe, Monforte, Bujanda, Vizcaya, y Cuerda habían sido elegidos diputados el 15 de junio. Carlos Garaikoetxea era el presidente del EBB, y en Bizkaia estábamos un poco cansados de ser nosotros quienes poníamos las gentes en las manifestaciones y otros las pancartas. Y tras los ocho diputados logrados contra todo pronóstico porque éramos el partido del pasado, y con senadores en el Pacto Autonómico que incluía a Navarra, propusimos en el BBB lo que había visto en las fiestas de Copei y Acción Democrática en Venezuela.

Eran fiestas de partido. Con sus casetas, sus parrilladas de ternera, sus joropos venezolanos, su saludadera, sus rifas y su mitin político al mediodía. ¿Por qué no hacer aquí lo que funcionaba allí? Y aquel BBB presidido por Antón Ormaza lo aprobó y de allí lo llevamos al EBB, que asimismo lo hizo suyo y lo convocó para el último domingo de setiembre en Aralar. Una locura. El lugar era el más inapropiado por sus accesos.

Ajuriaguerra me llamó a capítulo. "No se puede romper la unidad de partidos y ya tenemos el Aberri Eguna" me dijo en el despacho de su oficina. "Don Juan, lo hemos decidido y se va a hacer. ¿No decía usted que en el partido mandan los burukides?". Treinta segundos de silencio. "Hacer lo que queráis". Fue un éxito incuestionable. Tuvo la elegancia de reconocerlo. Gudaris, curiosos, represaliados, vascos de todas las latitudes, allí estuvimos. La organización, perfecta, corrió a cargo de Txomin Saratxaga. Al año siguiente, en el EBB, deciden que el lugar elegido seria Opakua. Saratxaga monta el pollo. El lugar no tiene condiciones. Y se decide Olarizu. Vienen luego Itziar, Aiegi, Salburua y ahora en Foronda con terreno propio. Es la historia de un éxito.

El slogan de aquel año 77 fue ''Batasuna ta Indarra - Unión y Fuerza". Es lo que ahora predica Barrena. El eslogan de este año es "I am Basque", magnífico lema. Estamos en el mundo, tenemos un gobierno estable, treinta y cinco años de trabajo sacando este país adelante, haciendo política en Bruselas, en Madrid, Gasteiz, Iruña e Iparralde. Nos han cambiado Euzkadi por Euskal Herria. Y quieren meternos gato por liebre. Cuidado. La historia es la que es. No la que dice Barrena. I am Basque.
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios