www.diariocritico.com
De la fanfarria y la trompetería efímera

De la fanfarria y la trompetería efímera

miércoles 02 de octubre de 2013, 14:37h
No es cuestión de darle a la cuerda. Es la hora del viento y del metal a toda pastilla. Percusión, mucha percusión. Prepárense los baterías, los que tocan los bombos, los trompeteros y los tamborileros. Y también los de las maracas.( Y si se quiere algo como más confesional pues repártanse palmas entre la multitud). Adelante con las fanfarrias porque salimos de la recesión. Y es cuestión de recibir como se merece al gran hacedor. (Y hasta los más incrédulos deberán arrancarse en hosannas a la llegada del  victorioso presidente del Gobierno que nos sacó de las tinieblas de la crisis y acabó con las zozobras del empobrecimiento). Su ministro de Hacienda, el de las risitas de conejo y las histriónicas ocurrencias,  ya se nos  ha puesto más solemne para anunciar los presupuestos de la recuperación. ¡Ahí es nada! Es el gran logro tras dos ejercicios de obligada  penuria y después del inacabable sufrimiento por el maléfico cuatrienio socialista de despilfarro y destrucción masiva. Se preparan todo tipo de fastos y celebraciones ante la inminente llegada del ansiado momento en el que la estadística oficial anuncie urbi et orbe ese cero coma algo de más en el PIB. Será justo el instante en el que el equipo del ministro de Guindos le pase al jefe el informe que acabe con tantos  trimestres de falacias tecnocráticas sobre los llamados crecimientos negativos o próximos a cero: "!confirmado! Sólo se puede hablar de crecimiento si es positivo".

Entre tanto, el gran hacedor, Mariano Rajoy, saca pecho en Japón porque la reforma laboral nos ha bajado el sueldo a todos los españoles. ( Bueno, no a todos porque a los ejecutivos de las empresas del Ibex siguen amasando suculentos emolumentos, bonus , indemnizaciones  y planes de pensiones varios). Y es que  debe saberse que no hay mal que por bien no venga. Ya lo dice el antes citado ministro Cristóbal Montoro, que bueno, que eso de dejar a 300.000 empleados públicos en la calle era necesario. Tampoco debe estar mal que en todo 2014 no se vaya a dedicar un solo euro a inversión pública. Que hay que aprender que nuestra resucitada economía no va a ir por ahí. Ni deben sentirse agraviados los funcionarios. En primer lugar no están entre los 300.000 que frecuentan las oficinas de empleo. El año que bien van a recuperar la paga extra que perdieron cuando la crisis. Pese a la reforma laboral ellos sí se quedarán con el sueldo como está. ¿Quién da más? La ministra Fátima Báñez y su secretario de estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, lo tienen algo más crudo para convencer a 9 millones de ciudadanos de lo mucho que van a ganar contando eso de que a partir de ahora tienen la garantía absoluta de que, pase lo que pase, las pensiones van a subir ¡hasta 2,40 euros de media como mínimo! Hay maliciosos dispuestos a asegurar que esa estrategia de comunicación se la ha vendido el mismo coach que preparó a Ana Botella en su discurso ante los miembros del COI, cuando se decidía la olimpiada 2020. Y bueno, para no fastidiar la campaña de parabienes que se avecina oficialmente no se harán demasiado comentarios acerca de las sisas en las cuentas de la ministra de Sanidad, Ana Mato, decidida a cobrar copagos a enfermos crónicos y a enfermos de cáncer. Que no es hora de tristezas ni miserias porque se avecinan alegrías sin cuento. Que lo aprendan todos bien: "ya nadie habla de que España vaya a ser rescatada, sólo se preguntan del tamaño de la recuperación". No deja de ser verdad. La trompetería que nos viene encima ensordecerá cualquier comentario sobre el  rescate que necesitan millones de españoles en el desempleo, cientos de miles de familias bajo el umbral de la pobreza, cientos de miles de estudiantes que no podrán aprender por falta de becas y ayudas, millones de jubilados que deberán sobrevivir con 400 euros y encima ayudar a sus hijos y nietos, millones de empresarios y de emprendedores que o cierran los negocios o no inician proyectos por falta de crédito... Demasiado ruido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios