www.diariocritico.com
Malala, Nobel de la Paz

Malala, Nobel de la Paz

jueves 10 de octubre de 2013, 07:53h
Los niños no son solo el futuro del mundo, de cualquier sociedad que se precie y pretenda expandirse en el tiempo y en su espacio, son un presente que mueve casi todas las razones para luchar por una vida digna.  De pequeños soñamos con transformar el mundo, con cambiar todo el odio, las guerras, el terror, las epidemias, las enfermedades, todo aquello que produce sufrimiento en el ser humano. No nos olvidamos del fanatismo religioso que es utilizado por algunos extremistas para disfrazar sus ansias de poder y de imponer por la fuerza sus ideas.

Es el caso de una niña que está moviendo el mundo, Malala, la joven pakistaní que sobrevivió al ataque de unos fanáticos terroristas como los taliban y que ahora recorre el mundo como ejemplo de valentía y de superación. Se publica un libro con su historia, cómo los taliban le dispararon hace un año en el valle de Swat (Pakistán) porque no les gustaba lo que la esta niña de 15 años escribía en un blog publicado en la web de la BBC británica a favor de la educación y de los derechos de las niñas. Una bala en la cabeza y otra en el cuello no acallaron su voz, ni apagaron su vida. Al contrario, incansable, Malala recorre el mundo como ejemplo del respeto que todo ser humano deber tener por sus semejantes, aunque no les guste lo que escriben en internet. Quizá porque las verdades duelen, sobre todo cuando se manifiestan con la ingenuidad y claridad de una joven que da en el centro de la diana y desenmascara toda la sarta de mentiras que utilizan los que pretenden someter a la mujer a un plano de sumisión total. La cobardía no tiene límites.

Ahora, Malala vive en el Reino Unido y se ha convertido en el mejor antídoto de la intolerancia, de la sinrazón, del terror, de la indignidad de unos criminales capaces de matar a una niña porque sí.  Ella dice que quiere dedicarse a la política para luchar contra la violencia y las injusticias en el mundo. Considerada como una activista de la educación, tiene el premio Nobel de la Paz de los niños, pero bien se merece el de los mayores; sobre todo, cuando suena el nombre del presidente ruso para el galardón de este año y con los precedentes que sufrimos tan paradójicos. 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios