www.diariocritico.com
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo
Imagen de Santa Águeda para ilustrar la opinión de Águeda del Pozo

El varapalo de Estrasburgo

lunes 21 de octubre de 2013, 12:44h
Sin duda a todos se nos pone los pelos de punta al pensar que una de las etarras más sanguinarias de la banda terrorista, que Inés del Río, va a salir a la calle. Y si eso lo siento yo, no puedo ni imaginar el dolor de las familias destrozadas por la mano de la tal Del Río y de otros muchos terroristas que seguirán el mismo camino.
 
Pero la ley es la ley. Lo que nos diferencia de los delincuentes, de los terroristas, es que la democracia aplica el Estado de Derecho, que no lo ajusta al interés político o mediático. Y me temo que eso es lo que ha pasado con la llamada doctrina Parot.
 
Es lógico, hasta cierto punto, que cuando la banda terrorista ponía un día sí y otro también un muerto sobre la mesa, toda la sociedad, incluidos los jueces, intentaran ser lo más duros posible con quienes tanto dolor nos han causado. Lo más duro sí pero la doctrina Parot retuerce la ley al aplicarla. Todos sabíamos, aunque mirásemos hacia otro lado,  que no estaba bien, o al menos que era muy dudoso.
 
Es más, puede que en su momento fuéramos demasiado tolerantes con esa doctrina, que la criticáramos poco, nadie, o casi nadie, se atrevía a decir lo contrario ya que eso se interpretaba como una defensa de los terroristas. Ninguno queremos ser o parecer defensores de tan sanguinarios delincuentes.
 
Pero el caso es que hoy, Estrasburgo nos da un varapalo que tal vez pudimos evitar si no hubiésemos retorcido la ley. Lo que es peor, hoy la victoria es de la terrorista y de todos, muchos, los que le van a seguir. Si no se nos hubiese ido la mano, nos habríamos evitado este mal trago.
 
Ya sé que no es políticamente correcto, pero la ley es la ley y hay que hacerla cumplir a los terroristas, por supuesto, y al Estado, desde luego.
 
Dando un paso más, atrevido e impopular, lo sé, creo que hay que instar al Gobierno a reflexionar sobre qué hacer con los terroristas que quedan en la cárcel después de 2 años sin atentados. No es fácil, por supuesto, no hay que poner los en la calle, no, no digo eso. Pero dejar pasar el tiempo no es la solución. Como tampoco lo ha sido la doctrina Parot. El tiempo no todo lo cura ni lo resuelve.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios