www.diariocritico.com
La no fiscalización de los partidos

La no fiscalización de los partidos

domingo 27 de octubre de 2013, 16:36h
No he visto referencia alguna al informe GRECO 2013 (Grupo de Estados contra la Corrupción) salvo en ese excelente blog Hay Derecho? que mantienen un grupo de juristas. El Grupo, creado después de que el Consejo de Europa recomendara a los Estados una serie de medidas comunes contra la corrupción en la financiación de los partidos -recomendación firmada en su día por España, por los países del Consejo de Europa y, también por terceros como Estados Unidos- ha publicado tres informes, el último en julio de 2013. La conclusión de éste es desoladora: aunque el problema no es sólo nuestro, sino de muchos países europeos, España no ha puesto interés en reformar la financiación de los partidos y en mejorar con rigor la transparencia de sus cuentas. Y los organismos que deben controlar ese aspecto fundamental de la democracia, especialmente el Tribunal de Cuentas, carecen de medios y de disposición real para hacerlo o están mediatizados por los partidos políticos.

Decía hace diez años el Consejo de Europa que "la corrupción representa una seria amenaza para el Estado de Derecho, la democracia, los derechos humanos, la equidad y la justicia social, que impide el desarrollo económico, pone en peligro la estabilidad de las instituciones democráticas y socava los fundamentos morales de la sociedad". No le escucharon mucho los responsables de la gran mayoría de los partidos españoles y su descrédito actual viene de lejos. La decadencia de la política se ha ido larvando poco a poco, desde antes de la crisis, y si hubiera sido intencionada no habría obtenido mejor resultado.

No es sólo que miembros destacados de la mayoría de los partidos -cuando no sus aparatos- hayan metido la mano en la bolsa. Es que no han intentado cortar esas conductas con la suficiente autoridad ni, ahora, están tomando las medidas imprescindibles para erradicar esas prácticas. Es cierto que se van a controlar mejor las donaciones a los partidos -que muchas veces esconden contratos presentes o futuros-, pero siguen en el limbo las donaciones a sus Fundaciones, que es otra puerta para la corrupción, ya que las cuentas del partido y de su fundación no se consolidan, pese a que sean entidades plenamente dependientes.

Pero es que, además, el Tribunal de Cuentas, que en 2013 ha aprobado las cuentas de los partidos ¡de 2008!, tampoco tiene capacidad para hacer mucho más de lo que hace, que es poco. Como dice el blog Hay Derecho?, "ni la reforma de la Ley de Financiación de los partidos de marzo de 2012 ni el proyecto de Ley de Transparencia actualmente en tramitación ante el Senado contemplan la publicidad de las donaciones efectuadas a los partidos políticos y a sus entidades vinculadas". En resumen, que no vamos a conocer de verdad las cuentas de los partidos y que esa opacidad intencionada y el control político de los órganos que fiscalizan a o juzgan los posibles desvíos legales, pone en riesgo la democracia y el propio Estado de Derecho. Sólo un compromiso radical y una transparencia absoluta podría contribuir a devolver la confianza en los partidos.   
 [email protected]
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios