www.diariocritico.com
Nosotros, dontacredos del XXI

Nosotros, dontacredos del XXI

martes 05 de noviembre de 2013, 10:17h
Tancredo López, un albañil de principios del XX, logró pasar a la historia e incluso consiguió que su chorrada designara toda una forma de actuar, lexicalizada y recogida por la RAE como dontancredismo, esa actitud tan nuestra de no hacer nada nunca y cuyo paradigma, hoy por hoy, lo encarna el actual presidente de gobierno, aunque no solo él.
 
Se anunciaba Tancredo en el lejano 1901 como el Rey del Valor. Su estúpida proeza era situarse en las plazas de toros sobre un barreño y, disfrazado como Pepe Hillo, esperar la salida del toro. La afición, quizás en un ay, esperaba que el morlaco se lo llevara por delante y en eso, precisamente, consistía la actuación puesto que el animal, sin notar movimiento ante él, simplemente lo desconocía igual que ignoraría una roca en la dehesa.. 
 
Tancredo, mediocre albañil que no se ganaba el sustento, tuvo la ocurrencia -elemento distintivo de nuestra esencia nacional-, de ganarse la vida sin hacer nada. Su ingenio le llevó a discurrir cómo enriquecerse sin pegar un palo al agua convirtiéndose en un parado voluntario, como le definiera Bergamín. Lo fantástico del memo histórico es que se hizo hueco en el toreo sin torear, un idiota cuyo desempeño se hacía mirando al público y no al toro. Así nos gobiernan, mirando al tendido y no al problema; así trabajamos, mirando al jefe y no al cliente. 
 
Miro al presidente Rajoy, miro al candidato Rubalcaba, miro a la iracunda y egocéntrica Rosa Díez, miro al insensato Artur Mas o a la neoarribista Susana Díaz y acaso llegara yo a la conclusión de que Tancredo López en realidad produjo una metáfora vital de lo que somos: un país de mirones incapaces de acción proactiva, autocoronados con rimbombo Reyes del Valor.
 
Ahora nos viene la Conferencia Política del PSOE, grandilocuente nombre para la más lampedusiana de las propuestas de este nefasto 2013, y nada se mueve porque ni Primarias, ni Propuestas ni Caras Nuevas. Y si miro al frente, qué decir que no haya dicho ya: un presidente incapaz rodeado de doce no menos incapaces que él. 
 
Y si miro a los laterales veo un Cayo Lara acoquinado ante la propuesta de Llamazares de Primarias abiertas, o un grupo de vascos bien comidos que no sabe dónde tiene la mano derecha o un pandemonio de Grupo Mixto donde el que se menea lo hace en su circulito de medio metro retroalimentado de sí mismo y sus corifeos -Amaiur- y cuando parece vislumbrarse una luz al final de túnel -no, no hablo de la luminaria de Montoro que solo es la locomotora en contravía que nos va a aplastar sino de C's- resulta que se rodea de la ranciedumbre amargada que no ha encontrado en el Gran Timonel de la Inacción la respuesta a sus anhelos de venganza: me refiero a la compaña que flanqueó a Albert Rivera en Madrid el pasado 2 de Noviembre y a cuyo lado el chaval parecía bien pagado y hasta satisfecho. (Ojalá me equivoque, ojalá el muchacho sepa bandearlos y abandonarlos en el camino hacia el progreso; lastimosamente, la foto fue poco edificante y nada esperanzadora).
 
¿Qué nos pasa? ¿Por qué tanto quietismo? El Estado del Medioestar que consiguiéramos antaño se ha desmoronado en apenas dos años y nos lo hemos tragado. Los abuelos mantienen a los nietos con unos ingresos cercenados y solo protestamos en el bar. Los jóvenes tienen menos oportunidades que sus padres y mantenemos un silencio pavoroso. La Banca nos esquilmó hace nada, les dimos dinero público que no piensan devolver -ni siquiera les hemos pedido que lo hagan- y hoy declaran beneficios milmillonarios ante los que ni pestañeamos. Tres millones de personas viven bajo el umbral de pobreza y en los últimos 36 meses han aparecido 430.000 nuevos millonarios en España y no oigo el crujir de dientes. 
 
En cada supermercado hay un mendigo y en cada vagón del metro un soplagaitas que aporrea un acordeón. Los bancos de alimentos se multiplican como setas en cualquier barrio o esquina. Los bien preparados se van a Alemania y los peores de la clase prosperan en cualquier partido político. Los menesterosos, legión cesárea, rebuscan en los contenedores y nuestros niños rozan la malnutrición sin que apenas miremos de soslayo. Tendríamos que pelear pero solo tancredamos esperando que el toro pase.


@manuelpascua
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios