www.diariocritico.com
 Jubilar los derechos humanos

Jubilar los derechos humanos

martes 17 de diciembre de 2013, 16:26h
En un reciente encuentro sobre Derechos Humanos, organizado por la Abogacía, con motivo del 65 aniversario de la declaración Universal de los Derechos Humanos, Gonzalo Fánjul, un importante activista contra la pobreza, decía que hoy "los derechos humanos no son una prioridad sino que siguen a los Presupuestos". Más bien, los persiguen sin darles alcance porque los Presupuestos -quienes los redactan-  corren más, mucho más que ellos para atender, supongo,  cosas "más importantes". Por eso mismo, porque cuando no hay dinero, de lo primero que se quita es de los derechos, Adela Cortina decía, en esa misma mesa redonda, que hay que dar una negativa radical a que se jubilen los derechos humanos -65 años no es nada para una tarea de siglos-, porque la sociedad los necesita para sobrevivir éticamente. Cortina, apelando a esta crisis que no sólo es económica, sino de valores,  citaba a Ortega con absoluto sentido: "el tigre no puede destigrarse, pero el hombre sí puede deshumanizarse".


Está sucediendo en asuntos absolutamente vitales como la situación de los menores, posiblemente en los que más se está cebando la crisis; o en el acceso a la Justicia, con las injustas y excesivas tasas, que están provocando una rebelión interesada de las comunidades autónomas porque frente a la promesa del ministro Gallardón de que el dinero recaudado iba a ir a la Justicia Gratuita, ahora resulta que sólo irá una parte.
Está pasando el terreno sanitario, otro de los fundamentales y más sensibles cuando llega la crisis, porque hay decenas de miles de inmigrantes irregulares -algunos se siguen empeñando en llamarles ilegales- a los que se les ha quitado la posibilidad de acudir a la sanidad pública, salvo que paguen por ello. Sin papeles, sin trabajo, sin ingresos y sin derecho a la salud. Cualquier persona que esté en España debe tener derecho a la atención sanitaria y es un deber de la sociedad atender a todos sus miembros. La crisis no puede servir de excusa al olvido del derecho sanitario.


Pero es que, además, parece que el Gobierno plantea limitar la sanidad a los desempleados que salgan de España para buscar trabajo porque aquí no obtienen. Sólo por estar tres meses fuera de España, te podrías quedar sin atención sanitaria. Al parecer eso se ha incluido de forma subrepticia en una disposición adicional de los Presupuestos, lo que no por frecuente deja de ser una trampa legislativa condenable. Se deberían preocupar más por el deterioro del sistema sanitario público que está perdiendo su puesto de referencia, superado por otros modelos europeos. Cornudos y apaleados. Cualquier día aprueban una disposición transitoria en la Ley de Costas que decreta la jubilación de todos los derechos. Los humanos y los otros.


[email protected]     




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios