www.diariocritico.com
En qué manos estamos

En qué manos estamos

lunes 27 de enero de 2014, 16:48h
En los últimos días asistimos a afirmaciones no ya sorprendentes sino que atentan contra la inteligencia de cualquier ciudadano. Son afirmaciones de muy distinta índole pero tan desmesuradas, que ni el mismísimo Zapatero se hubiera atrevido a pronunciar en sus momentos de mayor éxtasis.

Si hace una semana  la consejera de Fomento y Vivienda del Gobierno de Andalucía, Elena Cortés, sostenía que "el plan integral de la bicicleta es la palanca del cambio de modelo productivo" y se quedaba tan ancha, nos llega ahora desde el ministerio de Justicia de Gallardón su fe en que la reforma de la ley del aborto, que solo permitirá la interrupción del embarazo en caso de violación o grave peligro para la salud física o psicológica de la mujer, tendrá un "impacto neto positivo" en la economía porque derivará en un incremento de la natalidad.

O no saben lo que dicen o lo dicen para desviar la atención de los problemas importantes. Que el problema más grave de Andalucía es el paro (más grave aun que en el resto de España) es algo que los infinitos gobiernos  autonómicos del PSOE han sido incapaces de resolver ni en las mejores épocas instalándose en el subsidio mucho más tranquilamente que en la creación seria de empleo. Y mire usted por donde resulta que ahora la consejera Cortés ha dado con lo que ni Zapatero supo acertar; andaba el ex presidente anunciando el famoso cambio de modelo productivo para toda la nación mientras preguntaba a todos sus ministerios cómo se podía llenar de contenido aquella frase que le había quedado tan espectacular. No hubo respuestas, claro, porque la consejera Cortés aun no había visto la luz y encontrado la solución al problema: se trata de hacer carriles-bici, fíjense qué tontería y qué sencillo; no hace falta ni refundar el capitalismo, ni buscar la tercera vía, ni acudir al FMI: basta con llenar el país de carriles-bici -eso sí, en plan integral- y los carriles-bici ellos solitos serán la palanca del cambio de modelo productivo. Pues nada, manos a la obra que el problema ya está felizmente solucionado.

Y desde el ministerio de Gallardón la otra gran noticia: la reforma de la ley del aborto "tendrá un impacto neto positivo" en la recuperación de la maltrecha economía del país. Es verdad que te aclaran que este no es el fin último de la polémica y estancada Ley pero, como quien no quiere la cosa, añaden a otros tipos de razones esta de la mejora de la economía digamos como un bien colateral. El razonamiento no puede ser más pobre: el incremento de la natalidad por la supuesta caída en el número de abortos, aunque reconocen que esta consecuencia es difícilmente cuantificable. Intentar subirse a ese tren con la que está cayendo, es absolutamente impropio de un ministerio medianamente serio porque, sencillamente, es un disparate en todos los sentidos: cuantitativo y cualitativo. 

Pero vivir hoy en España es asistir a esta ceremonia de la confusión, a este continuo desfile de estupideces dichas por gentes que nos representan a todos para vergüenza nuestra. ¿En qué manos estamos? Y sólo me he fijado en dos casos, pero habría para hacer un diccionario de insensateces y además sin necesidad de acudir a la marea de los nacionalistas catalanes. Para ellos se podría hacer una separata por el mismo precio.
a.aberasturi
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios