www.diariocritico.com
Ambición desmedida

Ambición desmedida

martes 18 de febrero de 2014, 08:23h
Todos somos conscientes de que Italia es muy peculiar en su forma de ser, de actuar y de hacer política. Asistimos a la toma del poder por la vía rápida y ejecutiva que proporciona haber ganado las primarias en un partido político, en este caso el Partido Democrático de centroizquierda y Matteo Renzi, 39 años, alcalde de Florencia y tiburón insaciable por hacerse un hueco en la política italiana y sentarse en el sillón del presidente del Consejo de Ministros que es la presidencia del gobierno en Italia. Se han dicho muchas cosas de este joven que protagoniza una carrera meteórica y que está demostrando muy pocos escrúpulos, ni siquiera un cierto respeto a sus compañeros de partido, ni mucho menos un mínimo de coherencia entre lo dicho y lo hecho.

La reflexión de lo que está ocurriendo en Italia con políticos ejerciendo el poder sin pasar por las urnas para obtener la legitimidad popular nos lleva a cuestionarnos la salud de una democracia que pone y quita presidentes del Gobierno como el que cambia una pizza por otra en el horno. Renzi había asegurado que no sería presidente sin los votos de los italianos y que respetaría el mandato de Enrico Letta. Ni una cosa, ni la otra. Su ambición desmedida le ha lanzado a una ofensiva total para que el presidente de la República, Giorgio Napolitano, le encargue la formación de Gobierno. Estos movimientos son legales, faltaría más, pero de muy dudosa ética política y democrática en un momento donde la recuperación económica depende mucho de la estabilidad política.

O no, que diría Mariano Rajoy. La bolsa italiana, pragmática, está expectante por las medidas que pueda plantear Matteo Renzi para relanzar a un país estancado y con graves problemas estructurales. El gran reto para Renzi son las reformas que necesita el país. Mario Monti, puso cierto orden en las cuentas públicas; Enrico Letta bajó la prima de riesgo pero no se atrevió con reformas de calado; ahora la audacia o la soberbia, según se mire, del joven tiburón pretenden obtener resultados en menos de tres meses, sobre todo en la creación de empleo. Como decíamos al principio, Italia es muy peculiar pero los milagros se reservan para el Vaticano. Ya veremos si Renzi pacta con la derecha y qué gobierno puede formar. La UE está alerta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios