www.diariocritico.com
Tiempología

Tiempología

lunes 21 de abril de 2014, 12:47h
            Pasada la soleada Semana Santa viene la feria electoral y Elena Valenciano se encuentra, a su debido tiempo, frente a Miguel Arias Cañete, que no llega tarde, sino a su hora. No se sabe por qué razón los socialistas empujaron a la Valenciano a una precampaña prematura, sin contrincante y sin ideas. Una precampaña apoyada en polémicas sobre el aborto o la violencia de género que no tienen encuadre en Europa sino en el interior, donde reina con sus leyes el castizo ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. A Arias Cañete no hay que discutirle sobre las circunstancias del derecho específicamente español sino sobre las aceitunas, las frutas, los vinos, la pesca, el euro y los asuntos económicos sobre los que, muy probablemente, ejercerá como Comisario. Malo es lanzar a una candidata de segunda división contra un "crack" de la eurocracia pero, peor, es hacerlo antes de tiempo sin saber a quién se va a tener enfrente. ¡Qué buenos candidatos ha despreciado el PSOE de su vieja guardia socialdemócrata, capaces de discutir con Cañete!
 
            Son cosas propias de la ciencia de la tiempología, en la que se dice que es doctor Rajoy, aunque unos lo atribuyen a simple parsimonia gallega y otros a una mente maquiavélica. Lo cierto es que el manejo del tiempo forma parte de la planificación de la política como de la guerra que, como escribía Clausewitz es la continuación de la política con otros medios. Por ello a la logística, la táctica y la estrategia habría que añadir la tempística que es el cálculo de la oportunidad de los movimientos. Los angloparlantes le llaman "timing" y si consultamos el Google nos lo traducirán por tempística que es el ritmo adecuado para jugar las bazas fuertes en el momento apropiado. Al no graduar la tempística, los socialistas han puesto nerviosa a su candidata y la han forzado a gastar la pólvora escasa de que dispone antes de tiempo. Se han permitido dudar de la cantera de que disponía el marianismo y especular sobre candidaturas extravagantes, como la suya, mientras D. Mariano y D. Miguel tenían preparado su probado misil Jerez-Bruselas desde meses antes, con premeditación, alevosía y conformidad internacional. Así resulta que han ganado las elecciones antes de que se hayan desempolvado las urnas y a pesar de los castigos y descontentos provocados por el gobierno ejerciente. Pasada la Semana Santa de ocio o penitencia, el trámite preelectoral le va a parecer pesado a Elena Valenciano y ligero a Arias Cañete. Ella a recoger benévolas condolencias y él a respirar aires de triunfo.
 
            Elena Valenciano se ha adelantado a criticar la influencia de Ángela Merkel en la política europea sin pensar que marcarán el mismo paso el "popular" Juncker, que patrocina Merkel con Rajoy, que el socialdemócrata Schultz que patrocina Merkel con sus socios socialistas. En la Europa de nuestros días no hay papel para un izquierdismo demagógico fuera de tono como el que predica Doña Elena. Su precampaña adelantada solo ha servido para resaltar que predica fuera de tiempo, antes de Arias Cañete y después de Arias Cañete. Las políticas monetarias, fiscales y laborales europeas van a ser continuistas y el discurso extraeuropeo de Elena Valenciano solo puede sonar como una matraca destemplada en un concierto sinfónico.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios