www.diariocritico.com
Política, arte y literatura

Política, arte y literatura

martes 06 de mayo de 2014, 08:16h
Si Vd. pudiera  viajar  a través del  túnel del  tiempo  hacia  épocas pretéritas,  para conocerlas  en su esencia, ¿preferiría -pongamos por caso -  hablar con Godoy, con Carlos IV, Fernando VII o con  Francisco de Goya y Mariano José de Larra?, o   dos siglos antes, ¿con Felipe  IV, el Conde Duque de Olivares  o con Diego Velázquez y   Francisco de Quevedo y Lope de Vega? Creo que la respuesta  es obvia:  los  artistas del pincel o de la pluma  son capaces de sintetizar  con  mayor  esencia y  contundencia, las  luces y las sombras de  una época. Mientras    que a políticos  y mandatarios los mueven  únicamente  el  interés en justificar   su acción de gobierno -o de desgobierno, según los casos-, al arte, casi de forma  universal  e ininterrumpida en el tiempo, le interesa fundamentalmente, la búsqueda de la verdad y de la belleza.

Ese es también el caso de  un  artista chino y  disidente (no se puede  ser otra cosa con  la realidad  política que está viviendo el gigante  chino en los últimos decenios), que  coincidió  en Berlín, ni más ni menos  que con   el presidente de China. El primero, el artista,  es  Ai Weiwei, y el primer  mandatario  chino,   Xi Jinping.

Desde principios de abril  y  hasta el 7 de julio,  Berlín  ofrece 3.000 metros cuadrados de instalaciones, piezas de videoarte, esculturas y fotografías que reflejan la visión  personal, irónica y la mordacidad política  sobre la realidad  de la China del siglo XXI, de Ai Weiwei.

Si  cualquiera de nosotros tuviésemos la oportunidad de  poder conversar  con  uno y otro, el artista y el presidente, con Ai Weiwei   y con  Xi Jinping,  nos encontraríamos con  dos visiones absolutamente  opuestas de una misma realidad, la del gigante asiático.  Pero como, probablemente, ni Vd. ni yo  podamos  conversar   nunca   con ninguno de los dos,  nos queda  la alternativa  de seguir  de cerca  la  mirada que los medios de  comunicación nacionales e internacionales   (que  también tienen   siempre muy marcados  sus intereses, no lo olvide) nos dan  acerca  de la realidad china, o  hacer un  extra y, buceando  aquí y allá, las múltiples ofertas  que  líneas aéreas  y   establecimientos hoteleros   nos dan ahora con  internet, y acercarnos  un par de días a Berlín  a  contemplar, primero, y  sumergirnos  después  en esa  extraordinaria exposición, que el artista  chino  ha  denominado  "Elocuence", y que  se expone en  el  Martin Grupius de la capital alemana.

Y es que   son  visiones  frontales, irreconciliables, las de arte y política. Mientras  el artista    persigue, en principio, y  plasma después  en forma de lienzo o de libro, una realidad  incontestable (de ahí  el título, "Elocuence", de la exposición de Ai Weiwei), el otro, el político, busca  exactamente  lo contrario, a saber, esconder, matizar, maquillar  esa realidad  (que se  lo digan, si no a   Xi Jinping).Lo dicho,  elija Vd. mismo: arte o política.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.