www.diariocritico.com
Huele muy mal

Huele muy mal

miércoles 07 de mayo de 2014, 13:12h
Los que me conocen pueden atestiguar mi carácter optimista por naturaleza, buscando siempre el lado positivo a casi todo y confiado en nuestras propias posibilidades como ciudadanos y como país. No me apeo de esa corriente que ha navegado contra viento y marea durante estos durísimos años de crisis pero es necesario insistir todo lo que haga falta y más, aunque haya quien piense que hay que escribir al dictado, en la enorme necesidad de poder respirar un poco de aire limpio en España. No se puede generalizar, sin duda; cometería un grave error de análisis y de estricta realidad pero hay días y días, demasiados, que huele muy mal en demasiados lugares de nuestra querida España. 
Insisto en que la gran mayoría de los españoles somos gente honrada, trabajadora, esforzada y merecedora, por tanto, de una clase política y empresarial acorde con estas virtudes. ¡Claro que hay vagos y delincuentes! ¡Por desgracia, como en todos los países! Sin embargo llega un momento en que la crónica de la actualidad en los telediarios no enfanga en los tribunales por numerosos casos de corrupción, a todos los niveles. 

Hay dos problemas que agravan la sensación de mal olor: los casos se eternizan en los jugados y , no sabemos de nadie que devuelva el dinero robado. Por ser del todo riguroso, no conocemos demasiados detalles de aquellos casos en los que el delincuente haya devuelto lo malversado e ingresado en una cuenta en Suiza o en otros paraísos fiscales. Aquí comienza el estupor: ¿por qué se permiten paraísos fiscales en Europa? Es ingenuidad lo que me lleva a formular esta pregunta, aunque más de uno pueda pensar que es estupidez y que parece mentira que no lo sepa. Claro que lo sé, pero reclamo la acción política necesaria para evitarlo, aunque luego ese político se quede sin fondos para su campaña electoral. De la estupidez transito al desvarío. Quizá, pero con tanto Gürtel, Bárcenas, Eres, Nóos y ahora el AVE en Barcelona puede llegar un día en el que el sistema pueda romperse. Por cierto, para poder reclamar todos y cada uno de los ciudadanos, también hay que acabar con eso de: ¿con IVA o sin IVA? Aunque nos llamen directamente tontos pero ya no olerá tan mal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios