www.diariocritico.com
Mejor el fútbol

Mejor el fútbol

lunes 12 de mayo de 2014, 10:10h
             Por fin estamos en plena campaña electoral para el Parlamento Europeo con una Elena Valenciano estrellada, desde la larga precampaña, contra Rajoy y contra Angela Merkel que no se presentan a este evento, empecinada en que los españoles digan "un no como una casa" a ambos gobernantes antes de explicar que es lo que quiere hacer con las competencias acrecentadas, tras el Tratado de Lisboa, en el deseado Parlamento. También podría decirle "no" a Manuel Valls, jefe del Gobierno francés o a Martín Schulz, candidato alemán, ambos más socialistas que Elena Valenciano pero menos demagogos. Es difícil comprender contra que "recortes" quiere combatir la desfondada candidata socialista. Da la impresión de que ha abierto un cisma entre los socialistas españoles y sus homólogos europeos más profundo que sus diferencias con Arias Cañete.
 
            Argumenta Valenciano, ante quien tenga paciencia para escucharla, contra "las derechas" de todos los tiempos que dice "nos fusilaban", lo que quizá explica la alienación que sufre esta candidata que no da signos de haber sido nunca "fusilada, lo que hace pensar que se ha apoderado de su cuerpo el espíritu de algún excombatiente guerracivilista. Un fenómeno de reencarnación o metensicosis que le provoca reacciones patéticas como si emanase de la violenta Europa de la primera mitad del Siglo XX. Este fenómeno puede tener la consecuencia de que los socialistas europeos se vean tentados a tomar posiciones de "no intervención", como la que llevó a los socialistas españoles a entregarse a la exclusiva alianza soviética en los años treinta, tras deponer de la cartera de Defensa al socialista Indalecio Prieto. Por este camino no va a encontrar otros "compañeros de viaje" que los crecidos parlamentarios de Izquierda Unida. Por ello no provoca apreciable entusiasmo entre sus electores tradicionales que preferirían una confrontación de alto nivel, como el Madrid-Atlético, que contemplar unos rivales desiguales que lo son, no solo por tratarse de hombre y mujer, sino porque la mujer, además de "fusilada" debe considerarse esclavizada, dado su empeño en presentarse como luchadora por la libertad femenina, como si estuviese en un país islámico o en la época de las sufragistas. Supongo que su portavoz parlamentaria Soraya Rodríguez y la otra Soraya vicepresidenta del Gobierno deben estar esperando ser redimidas, acompañadas de las presidentas de Andalucía, Aragón y Castilla la Mancha, todas ellas víctimas de la libertad perdida.
 
            La esclavizada Soraya Rodríguez intenta ayudarla organizando trifulcas sobre sospechas, removiendo dimes y diretes que, lamentablemente, enfangan la vida pública con imprecisión irresponsable, enrareciendo el ambiente a la vez que neutralizándolo por las generalizaciones y solo alimentando las tertulias parapolíticas. Se comprende la desesperación de un partido que ha cometido el error de adelantar una candidatura encabezada por una "fusilada", pero este error en el inicio no justifica una estrategia denigrante que no sirve para curar la esclerosis electoral que afecta a un PSOE ahora llamado simplemente "Socialistas". Un partido en que se mueven con anticipación, también inoportuna, los protocandidatos a otra historia posterior -López, Chacón, Madina- por cuenta propia y con aspiraciones a suceder al menguante equipo de la "fusilada" -Chaves, Rubalcaba, Valenciano- que como otros autónomos -Susana Díaz, Rodríguez Ibarra, Tomás Gómez-, parecen componer una despedida de duelo antes que un equipo de refuerzo.
 
            Es patética y triste esta campaña para todos nosotros porque España también pierde con la flaqueza de su brazo izquierdo. Sería más tranquilizador para el futuro -dejando al margen las libres preferencias de cada uno- que estuviésemos ante una alternativa, como en Lisboa, de dos grandes equipos con prestigio internacional, como el Real Madrid y el Atlético, y no ante un encuentro desequilibrado. Los entrenadores de fútbol seleccionan mejor sus jugadores y juegan mejor sus bazas. La estrafalaria candidata Elena Valenciano es como esos futbolistas torpes que meten goles en su propia portería. En Lisboa se juega por una copa de la Europa de hoy y en las elecciones por la orientación de la Europa de mañana.                                                                               
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.