www.diariocritico.com
La filosofía del fútbol

La filosofía del fútbol

martes 20 de mayo de 2014, 07:36h
Alguien puede pensar que la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo se programaron justo para coincidir con el final de la Liga BBVA de Fútbol y la final de la Copa de Europa o Champions. Uno sigue pensando a la antigua usanza. No creo que dentro de cierto maquiavelismo político pueda haber mente tan privilegiada que sea capaz de hacer una previsión tan exacta y con unos resultados tan espectaculares para el fútbol español.

Pero, sobre todo, con una lección de filosofía de la vida que demuestra que el dinero y el poder no lo es todo. Ya sé que todo el mundo habla de esto hoy en día, que ahora Diego Pablo Simeone se ha convertido en el filósofo de cabecera de muchos  que ahora abogan por del espíritu del sacrificio, del trabajo bien hecho, del esfuerzo que busca la calidad y la excelencia y del compañerismo que completa una labor de equipo fundamental para conseguir los más altos objetivos y batir a cualquier rival por mucho dinero y figuras que tenga. Por eso es muy importante el deporte de equipo, porque tiene unos valores y principios fundamentales para la educación de los niños.

También por ese mimetismo de los chavales, la responsabilidad de las primeras figuras es trascendental porque sus actitudes y movimientos van a ser imitadas automáticamente por millones de niños de todo el mundo. Y también por eso, es mucho más que trascendente que un profesional pueda demostrar que "cuando se cree y se trabaja, se puede" y esa otra frase "hemos demostrado que se puede ganar de otra manera". No hay duda de las enseñanzas de la humildad y de la confianza como señas de identidad de las personas pero tiene más mérito cuando se traslada a un colectivo donde el dinero, las envidias o la mala competitividad destrozan el trabajo y la convivencia.

Está claro que los políticos podrían aplicarse el cuento e intentar crear un espíritu colectivo parecido al del Atlético de Madrid aprovechando que hay elecciones. Supongo que mucho soñar que al igual que los aficionados del Barca aplaudieron a sus rivales rojiblancos o los madridistas lo hicimos con el Barca, no hay sueño que soporte un gobierno de coalición como aboga Felipe González. Es una pena.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios