www.diariocritico.com
La tutela

La tutela

sábado 07 de junio de 2014, 13:55h
   Un documento incautado a un detenido etarra en Francia ha puesto en evidencia lo que todo el mundo, incluido el Gobierno vasco, intuía: que la organización terrorista no tiene la menor intención de disolverse y que se queda para tutelar la "transición a la independencia de Euskadi".

   Pese a que estos días se había hablado de que la banda preparaba otro golpe de efecto, como el de meses atrás en el que comparecieron con cuatro armas y se las volvieron a llevar, Bildu va a tener que hacer el papel propagandístico en soledad.

   El independentismo catalán ha avivado las reivindicaciones vascas que, con el PNV a la cabeza, temen quedarse atrás. Saben, sin embargo, que la sociedad que tanto ha sufrido en los años de plomo y sangre, está viviendo el fin de la violencia con una sensación de alivio similar a la salida de una grave enfermedad. Los estragos de la crisis económica preocupan mucho más en el quehacer cotidiano, y los nacionalistas vascos han tenido la habilidad política de situar el crecimiento industrial y la creación de puestos de trabajo como los objetivos primordiales de su labor de gobierno.

   Sería un error que se dejaran arrastrar por la impaciencia de las formaciones próximas a ETA que, lastradas por la ignominiosa tutela que la banda ejerce sobre ellas, buscan aumentar su poder político agitando la calle. El PNV solo tiene que mirar el resultado de las elecciones europeas en Cataluña para contemplar el rédito que ERC está sacando a su labor de empujar a Convergencia al vacío.

   CIU perderá las próximas elecciones municipales y autonómicas en el altar del ideario de ERC que ahora no gobierna pero manda sin sufrir ningún desgaste. Bildu también le ha ganado al PNV en Guipúzcoa donde gestiona el Ayuntamiento de Donostia y la Diputación, con más teatralidad que eficacia.

   Nacionalismos excluyentes y populismos de derecha e izquierda encuentran su caldo de cultivo en el malestar ciudadano ante una crisis que está creando la mayor desigualdad social conocida. Las conquistas sociales han sido devastadas por los recortes  de los últimos tres años  y la crisis de las siglas que han sido alternativa de gobierno, tanto en las autonomías como en el Estado, lleva al votante a elegir una opción de castigo.

   Ante esta situación hay que huir de los cantos de sirena de formaciones que suplen con demagogia su falta de alternativas concretas al principal problema de la gente, el paro, los bajos salarios, y el empobrecimiento familiar.

   Según la policía francesa, quedan  menos de cien etarras "en activo" y muchos de ellos, acosados por la gendarmería, han iniciado una diáspora por Europa hacia Alemania e Italia. Tienen, no obstante, un enorme arsenal con "un poder letal importante" que, como se ha sabido, no piensan entregar. Entre otras cosas porque a Bildu le viene muy bien sentir a sus espaldas ese polvorín con el que reforzar sus reclamaciones al grito de: "cuidado que vuelven los nuestros". En cualquier caso ya no es la guerra del PNV ni de ninguno de nosotros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios