www.diariocritico.com
Nuevos tiempos en España

Nuevos tiempos en España

martes 17 de junio de 2014, 16:56h
Vivimos un momento nuevo en España donde la renovación de las nuevas generaciones se abre el lógico camino para afrontar los desafíos que tiene por delante una sociedad como la española, encuadrada en una Europa decadente pero con una enorme proyección en América Latina, África y el mundo árabe. Se avecinan tiempos mejores gracias al esfuerzo y al trabajo de todos los ciudadanos guiados por una Monarquía Parlamentaria que ha hecho posible una complicada transición democrática y por una clase política, con luces y sombras en todos los partidos, que navega desde hace tiempo por las procelosas aguas de una crisis económica y financiera que ha puesto al descubierto parte de sus carencias,  sus egoísmos, sus corrupciones  y muchas incapacidades creando una preocupante desafección entre los ciudadanos. 

Sin embargo, asistimos a un cambio en la Jefatura del Estado con total garantía de futuro, estabilidad, compromiso, preparación y dedicación a la tarea que confiere la Constitución al nuevo Rey Felipe VI y que debe tener un fiel y eficaz apoyo en los partidos políticos para superar los graves problemas que sufre España desde hace demasiados años y, lo que puede ser más inquietante, los retos que se plantean desde posiciones partidistas y personales, sin tener en cuenta los intereses de todos. Hay que insistir en que se ha recorrido un camino, con éxitos y fracasos, que permite unas condiciones de vida en paz y en libertad, en democracia y bienestar, que no tienen parangón en la historia de España. 

Por supuesto que los millones de parados y los casos de corrupción representan una losa muy pesada que hay que eliminar, pero para poder hacerlo hay que sosegar el debate, exigir sentido común y de Estado, categoría política y una convicción y firmeza que transmita a los ciudadanos seguridad y credibilidad para poder recuperar algo tan valioso como la confianza. El ejemplo del nuevo Rey será determinante, al igual que el de los dos principales partidos políticos que deben conjurarse para solucionar los problemas de los ciudadanos y no anteponer sus estrategias particulares. El diagnóstico está claro desde hace mucho tiempo, hace falta que se pongan en marchas las recetas imprescindibles para comenzar a sanar lo que se ha deteriorado.  Son muchos los aspectos que hay que abordar, también que cada uno de nosotros tiene que colaborar, es cosa de todos. 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios