www.diariocritico.com
Ni por el pueblo ni con el pueblo

Ni por el pueblo ni con el pueblo

viernes 20 de junio de 2014, 13:50h
Todo discurso público debe ser medido y valorado en función de la audiencia a la que se dirige, como aconseja mi colega Dick Morris, ex asesor de Bill Clinton. Desde ese punto de vista, el discurso de proclamación del Rey en el Congreso de los Diputados puede calificarse como cortesano. Sus palabras estaban dirigidas a quienes estaban allí y a aquellos que lo veían por televisión y ya eran favorables al nuevo monarca, pero seguramente no agradaron de la misma forma al resto de los ciudadanos.

En ese sentido, hay que preguntarse si se aprovechó la ocasión para convencer a algún español que no estuviera ya convencido de la idoneidad de la sucesión monárquica. Es decir, si se hizo lo necesario para hablar a los que reclaman un referéndum para decidir el modelo de Estado, a los independentistas, a los que no estaban en el Congreso (como los ciudadanos que sufren las consecuencias de la crisis) o a los que, por ejemplo, recuerdan que Felipe V ordenó la quema de Játiva hace poco más 300 años.

Parece que el Rey no se dirigió a ninguno de esos grupos, porque su proclamación no se hizo ni el pueblo ni con el pueblo. Fue para los cortesanos y convencidos. Y por tanto, parece justo concluir que el recién estrenado monarca perdió una ocasión inmejorable para aproximarse a una audiencia más amplia de la que ya le apoyaba antes de su discurso.

En sus siguientes actos e intervenciones públicas veremos si el Rey empieza a dirigirse a ese 62% de los españoles que pide una votación para elegir entre él o la república (según Metroscopia), o si prefiere dedicar palabras sólo para los cortesanos y convencidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios