www.diariocritico.com
Legalizar, ¿qué?

Legalizar, ¿qué?

jueves 26 de junio de 2014, 12:04h
Cual río Guadiana la propuesta de legalización de las drogas aparece temporalmente creando confusión y suspicacias.

Es muy fácil lanzar un titular, más o menos atractivo, sin plantear previamente las circunstancias que influirán en dicho dilema.

Una primera consideración es citar, que la persona que lanzó el debate recientemente y con eco social, fue Milton Friedman, economista ultra liberal, que en su libro "La teoría del statu quo" planteó el dilema ceñido a su ideología ultraconservadora. Posteriormente, medios de comunicación, como The Times, Wall Street Journal y Financial Times, serios pero  ultra liberales, se sumaron al coro y para los entendidos es conocida la titularidad de dichos rotativos y los intereses que representan.  Igualmente un conocido Premio Nobel de Literatura, de ideología ultraconservadora se ha unido a esta campaña. Por tanto, no definamos a los prohibicionistas como puritanistas cuando las realidades personales y económicas van por otros caminos.

De todas formas  yo creo que antes de lanzar soflamas y titulares de fácil venta, sería conveniente aclarar diversas cuestiones, algunas de las cuales señalo a continuación sobre las que creo sería  conveniente  reflexionar:

-          La legalización es una medida que no puede llevarse a cabo en un solo país. La posibilidad de acuerdo internacional en ese sentido es remota. La posición en contra de la comunidad internacional quedó patente en la Conferencia de Viena patrocinada por el Secretario General de la ONU (en Abril de 1987) y, sobre todo, recogida en la Convención de Diciembre de 1988 suscrita por todas las naciones del mundo.

-          Es preciso definir QUÉ  se quiere legalizar: ¿el LSD, la heroína pura, el hachís ,las anfetaminas, Éxtasis ,GHP ,Speed, Ketamina, Polvo de Ángel? ¿todas o solo parte de ellas?

-          También hay que responder al ¿para QUIÉN  se legaliza?: ¿para mayores de edad? ¿para los que ya son drogadictos? ¿para los que conscientemente desean empezar a serlo?

-          Si se legaliza,en principio,solo para mayores ¿Cómo se impide que haya un mercado ilegal para menores?

-          Si sólo se legaliza para drogodependientes ¿cómo se identifican y censan? ¿cómo se impide el tráfico ilegal desde los identificados y controlados hacia los que no quieren darse a conocer como tales (razones familiares, laborales etc.) o lo son esporádicamente? ¿Qué pasa si quieren más dosis de las recetadas?

-          Si se venden libremente productos muy tóxicos como las drogas ¿Cómo puede mantenerse el control drástico sobre los medicamentos, precisamente, para evitar efectos  secundarios indeseados? La acción administrativa del Estado en este terreno quedaría deslegitimada.

-          Todos los puntos anteriores invalidan la propuesta de venta en los estancos  o Supermercados.

-          En el caso de accidentes ¿Qué responsabilidad legal asume el Estado y los profesionales que participan en la distribución? ¿Cómo puede evitarse una sobredosis? (por  ejemplo, al guardar varias dosis  "legales" para una sola vez)? ¿Cómo se evita que compartan jeringuillas? ¿Cómo se evitan las consecuencias patológicas a medio plazo, de la cocaína? ¿Quién paga el coste de todo esto?

-          ¿Se le ha explicado al contribuyente que deberá sufragar la distribución de unas drogas legales a través de una red pública, que tendrá un coste atender sanitariamente al drogadicto en los hospitales públicos y, probablemente, apoyarle económicamente para que pueda adquirirla y no cometa delitos?

-          Las experiencias legalizadoras parciales llevadas a cabo hasta ahora, no han dado resultado positivo: se ha incrementado el consumo, sin disminuir la marginación y se ha degradado  el entorno urbano.

-          La legalización no supone la desaparición de los actuales "capos" productores y distribuidores: éstos  pueden organizarse oligopólicamente como oferentes legales. Sus medios económicos se lo permiten y presionan en favor de la legalización.

-          El abaratamiento de la droga no equivale a erradicar la delincuencia. Ej. En Nueva York, hoy mismo, donde los precios han disminuido drásticamente, una dosis de cualquier droga vale muy poco y la delincuencia sigue aumentando.

-          La legalización parcial y controlada ya existe. En todas las CCAA hay programas de administración de Metadona para heroinómanos censados y no se ha erradicado el problema.

-          La legalización total supondría un riesgo añadido de aumento de drogodependientes por disminución del precio y facilidad de adquisición.Ej.: la abolición de la Ley Seca en USA disminuyó la delincuencia relacionada con la distribución, pero originó un incremento del número de alcohólicos (normales y marginados), accidentes producidos por el alcohol etc.

-          En el caso de la heroína y cocaína, habría que ir a comprarla a  los monopolios productores. Éstos seguirían vendiendo cantidades enormes y sus negocios estarían legalizados.Bajarían los precios, pero éstos se compensarían con un mayor volumen de venta-consumo.

-          Todo negocio lícito importante origina un mercado negro tan importante, o mayor :petróleo, armas, obras de arte, metales preciosos, tabaco etc.

-          En cuanto al control de la calidad,  hemos de decir que las muertes se producen, fundamentalmente, por sobredosis, no por adulteración.

-          El drogadicto no trabajará pero querrá cubrir sus necesidades( coche, TV, Viajes, gastos generales) y para ello seguirá "buscando dinero en cualquier parte"

Para acabar,  me gustaría citar a mi admirado paisano Baltasar Gracián  que decía:

"Hay que sopesar las cosas. Más las que más importan. Como no piensan, todos los necios se equivocan: nunca entienden de las cosas la mitad, y como no perciben el daño o la oportunidad, tampoco actúan con rapidez. Algunos hacen mucho caso de lo que importa poco y poco de lo que importa mucho, sopesando siempre al revés. Muchos, por falta de sentido, no lo pierden. Hay cosas que se deberían observar con todo cuidado y mantenerlas bien arraigadas en el ánimo. El sabio todo lo sopesa, aunque ahonda especialmente donde hay profundidad y dificultades y donde cree que a veces hay más de lo que se piensa. Así la reflexión llega donde no alcanzó la aprehensión".  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.