www.diariocritico.com
ISIS cortacabezas

ISIS cortacabezas

jueves 18 de septiembre de 2014, 11:04h
No sabemos si habría sido posible detener a Hitler de haber sabido anticipadamente lo que se proponía; todos decimos que sí, que se le habría parado en seco y blablablá.
 
Ahora estamos ante una columna de hitleritos que amenaza con difundir su terror por todo el mundo civilizado (digámoslo claramente: no podemos decir que los sunitas sean civilizados, de hecho, difícilmente podemos considerar civilizado a ningún feligrés de ese credo inquisitorial y machista).
 
Han degollado a tres personas y seguramente la cuarta está a punto de caer. Entre degüello y degüello nos hacen llegar sus advertencias apocalípticas, que si declaran la guerra a EEUU, que si van a invadir España para recuperar Al-Andalus y la última es un trailer bajo el título "Flames of war, fighting has just begun". Parece que estos chicos han contratado un curso CCC de diseño gráfico, han mangado un Iphone 5 y cuatro frascos de dinamita y se han creído Kubrik en "Full metal jacket".
 
La Comunidad Internacional, es decir, la hipocresía encorbatada que manda más que la ONU y que obedece a los siempre espurios intereses del Mercado Financiero, dice que sí pero no, que tal vez mañana, que de momento se han aliado con la Liga Árabe y blablablá.
 
La Liga Árabe la conforman una veintena mal contada de países tan dispares como Palestina (PIB 7.500 MM U$) o Arabia Saudí (PIB 734.000 MM U$) y sus miembros son todos musulmanes. ¿Qué mínima garantía hay de que los lazos y nexos entre Estado Islámico y Liga Árabe han sido neutralizados? Ninguna, todo lo damos a beneficio del inventario petrolífero.
 
Hoy son los ISIS ayer fueron Al-Qaeda y cada vez son más los iluminados que agarran las armas o las bombas o la faca o el Iphone y se dedican a darnos hasta en el carné de identidad. Y aguantamos, estoicos, calladitos, acojonaditos pero disimulando y decimos "no son todos los musulmanes; solo unos cuantos, asesinos a los que perseguiremos hasta el fin del mundo".
 
Lo que yo veo es un montón de brutos con una religión que subyuga a las mujeres e impone sus dogmas a latigazos, que tiene mucho dinero vía petróleo, extorsión y saqueos y cuyo fin declarado es acabar con todos los que no somos musulmanes. Mientras tanto, Nueva York, Londres, Madrid, Berlín, periodistas, cooperantes y turistas son masacrados porque sí, por el placer malsano de unos locos que encima creen que solo su Dios existe, se llama Alá y les exige matar blanquitos para ganarse ese cielo de chiste en el que podrán beber alcohol, fornicar con hermosas huríes siempre vírgenes (sura 52) y ponerse morados a jamón. Su idea del paraíso se parece mucho a la mía de un serrallo de lujo, aunque solo fuera porque en ambos son los hombres los que la pasan bien a costa del sufrimiento de mujeres avasalladas, sometidas y sojuzgadas.
 
Ahora, con el veto a y de Rusia y la amenaza ad portas del invierno de dejarnos sin gas, la Comunidad Internacional se ve obligada a sonreír ante el genocida Bashar Al Assad, mirar para otro lado y venderle armas a precio de todoacién porque derrocarle significaría sí, hacer justicia y proteger a los más débiles, pero también la entrada de sunitas en el poder que convertirían Argelia en Irán y a lo peor también ellos nos cortarían el suministro de gas. Así, pues, sonreímos, hacemos declaraciones altitonantes y hacemos la pelota a todo musulmán con dinero.
 
Como además Rusia está dirigida por un tipo más chulo que un ocho, Alemania se ve obligada a emitir un comunicadito con la boca pequeña apoyando a USA y GB pero sin mandar tropas, algo similar les pasa a Francia e Italia. Y España... bueno Mariano tiene bastante, pobre, con rellenar la quiniela de la semana.
 
La Comunidad Internacional mejor haría en incentivar el advenimiento de un islamismo moderado, edulcorado e igualitario para hombres y mujeres que pueda convivir con las otras religiones y cuya legislación se circunscriba, en todo caso, al alma humana. Si un estado teocrático fue malo para cristianos y judíos, también lo será para los árabes; particularmente si su intención es venir hasta la puerta de nuestra misma casa a re-re-conquistarnos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios