www.diariocritico.com
El pulgar del emperador Junqueras

El pulgar del emperador Junqueras

martes 14 de octubre de 2014, 13:02h
De lo que se trata es de salvarse a sí mismo. Artur Mas se niega a convertirse en el cadáver político que muchos desearán ver pasar bajo su ventana. No se trata de salvar la consulta ni el proceso independentista que le ha llevado a un callejón al que sólo ve una salida, unas elecciones transmutadas en referéndum en la que él y su partido, Convergència, así a secas, sin la Unió de Duran con toda probabilidad, salvarían los muebles a través de una "lista conjunta". Porque, en solitario, el desastre podría ser histórico.

Abocado a una consulta de dibujos animados, Artur Mas se encuentra al final de una escapada que incluso él sabía que no le llevaba a ninguna parte, salvo que se saltase la legalidad, se pusiera Cataluña por montera y provocara una crisis de legitimidad que pondría en peligro incluso la autonomía de que ahora disfruta la Comunidad Autónoma de la que aún es presidente.

Sin consulta, a Artur Mas le hubieran corrido literalmente a gorrazos por las Ramblas. Al menos tiene el 'butifarrendum', traducción libre del "proceso participativo", el sucedáneo que el Tribunal Constitucional ha salvado en la Ley de Consultas aprobada por el Parlament -con los votos del PSC- para dar cobertura legal al desafío soberanista.

Pero no es suficiente. El artificio legal de una votación sin censo electoral, sin plenas garantías democráticas, es sólo el anticipo, como se empeñó ayer en resaltar el president de la Generalitat, de unas elecciones anticipadas a las que Convergència, con o sin Unió, no puede concurrir salvo que busque suicidarse. Menos aún con Artur Mas de cabeza de lista en el caso de que se le ocurriera tal cosa.
Seguir vivo políticamente es ahora cuestión de ERC, del sombrío Oriol Junqueras, auténtico talibán con barretina, que es quien tiene desde hoy en sus manos la margarita que Artur Mas dice que se ha cansado de deshojar.

El emperador Junqueras es quien debe poner el pulgar hacia arriba y aceptar esa lista conjunta que le pide desde la arena del circo al gladiador Mas para salvarse, o hacia abajo para intentar convertirse en el líder la primera fuerza política catalana mientras los 'botiflers' de Convergència se desangra en las urnas.

Sin embargo, para ERC, que no hay que olvidar que es un partido tanto o más asambleario que el Podemos de Pablo Iglesias, no bastaría con ganar esas elecciones en solitario si no obtiene mayoría absoluta y no consigue gobernar. Para su objetivo final, la independencia, supondría empezar de nuevo y sin el 'caldo' ciudadano que ha llenado las calles de Barcelona.

Una única lista y un único programa, mejor dicho, un programa con una sola línea escrita, romper "con Madrid", ese "adversario" al que sólo le ha faltado a Mas esta mañana ponerle rabo y cuernos. Tampoco es una decisión fácil. ¿Quién encabezaría esa candidatura de unidad? ¿Estaría dispuesto Junqueras a ser el número 2 de Mas? ¿Y el resto de partidos proconsulta cómo encajan? Y, sobre todo, ¿después qué? ¿Otras elecciones?

¿Una excelente noticia? Mariano Rajoy no ha estado muy afortunado ni bien informado esta mañana al dar por finiquitada la consulta del 9N, ni su portavoz parlamentario, Alfonso Alonso, al asegurar que "tampoco habrá" el amago que ha anunciado Artur Mas. Al president le han puesto en bandeja el discurso victimista, casi guerracivilista, para no bajarse del caballo que cree que le lleva a Damasco y tiene pinta que no pasará de L'Hospitalet.


Lea también:
- Mas celebrará una consulta 'light' el 9-N como 'proceso participativo'
- Rajoy, sobre el posible fin de la consulta: "Sería una excelente noticia"
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios