www.diariocritico.com
De suizos, amonestaciones, párrocos, estadísticas y Pujol

De suizos, amonestaciones, párrocos, estadísticas y Pujol

martes 21 de octubre de 2014, 09:00h
Hay quien cree todavía que los españoles  tenemos una especie de pátina xenófoba y, más aún, racista. Yo, sin embargo, niego  la mayor y creo que no, y por diversas, fundamentadas y sesudas  razones que apuntan  justamente en sentido contrario. Pero, no teman, no voy a soltarles aquí  ni siquiera el astract de una posible tesis doctoral, sino que voy a limitarme a referir alguna que otra costumbre  instaurada en un pequeño y, al parecer de casi todos, modélico país de la vieja Europa llamado Suiza.

Voy a ponerles  algunos ejemplos de sus pequeñas -o grandes, no sé muy bien-  singularidades.  Por ejemplo, Suiza ha internacionalizado sus bancos,  a través de la sencilla fórmula de no preguntar nunca por la procedencia de los millones allí depositados; ha señoreado su capacidad de atrapar el tiempo en artísticos y carísimos relojes hasta que le quitó la primacía un país  tan rarito como la misma Suiza, pero del Lejano Oriente, Japón, y, por último, porque también la tan exótica como cercana Suiza  ha aprobado este mismo 2014, a través de un referéndum propiciado por la extrema derecha, el establecimiento de cuotas de entrada para extranjeros. Este, por cierto, no ha sido un capricho circunstancial  sino que, muy al contrario, era una pretensión  que   esa facción política del país helvético, llevaba ya más de 40 años persiguiendo.

Esto, señores, sí que  es xenofobia, y no alguna que otra salida de tono de  algunos de nuestros conciudadanos que, más por vísceras que por cerebro, confunden el culo con las témporas, y creen, pongamos por caso, que abriendo la puerta de salida  del país, e invitando  amablemente  a todos los que no tengan pasaporte español a dejarnos  solitos, solucionaríamos  de un plumazo que pasáramos  de tener  más de 5 millones de parados, al pleno empleo... ¡Error, craso error!, como diría el clásico.

Pero no es de esto, por ahora,  de lo que quería hablarles, sino de  las amonestaciones. Y no de las que reciben en forma de tarjetas amarillas o rojas (según los   casos), aquellos deportistas menos caballerosos  y provistos de más alto grado de testosterona. No, no es a esas amonestaciones sino a otras a las que quiero referirme ahora.

Para ello, volvamos de nuevo a Suiza, porque, en algunos cantones helvéticos, es obligatorio que cuando alguien quiere pedir la nacionalidad se cuelgue en el Ayuntamiento la propuesta durante unos días y se pregunte si algún vecino tiene algo en contra. ¿Se sorprenden? Pues  eso no es nada: Podría aludir también  a un cartelillo que podía verse hace unos cuantos años, cuando nuestros compatriotas eran mayoría entre los foráneos que acudían a Suiza a trabajar. Entonces, digo, no era  infrecuente encontrarse un aviso colgado en la puerta de los bares muy parecido al que ahora podemos ver también en España. Rezaba así: "Prohibido   el acceso a perros..." (Hasta aquí la similitud). Pero allí completaban el cartel  añadiendo  "... e inmigrantes".

Don Ángel
En mi pueblo pasaba algo parecido cuando  se iba a celebrar una boda -cristiana, claro, ya que entonces  no había otro tipo de  matrimonios -. Don Ángel, el párroco, hacía pública la voluntad de los contrayentes  para que, si alguien tenía alguna razón en contra que impidiese su celebración, lo  dijese. Por si eso fuera insuficiente, durante   la boda  se volvía a recordar públicamente si alguno  de los presentes tenía alguna alegación  que aportar que impidiese el matrimonio. A partir de ahí, una vez terminada la ceremonia religiosa, quedaba formalizado el matrimonio "y lo que ha unido Dios, que no lo separe el hombre".
 
Debe de ser que Dios o don Ángel andan ahora de vacaciones  porque  el número de matrimonios que no llega al altar es, creo yo bastante menor que el de los otros, los civiles. Afirmo esto a ojos de un buen cubero, que no tengo ganas de asomarme a esos intrincados y tortuosos caminos del Instituto Nacional de Estadística en donde, si uno se lo propone, puede llegar a  fundamentadas conclusiones  sobre cualquier cosa y, por supuesto, sobre la contraria. Siempre  hay razones (estadísticas, claro está) para acabar  concluyendo lo que a uno le parezca. Aunque para recorrer  ese  camino no hace falta proveerse de esas alforjas ni de ninguna otra clase, que uno es muy dueño de poner a trabajar el magín y que ese aceite que lo  lubrifica, y que otros llaman lógica, lo lleve al destino  que le dé la gana.

Bueno, pues para terminar de liarles, déjenme decirles,  por último, que no son  ahora estas amonestaciones las que me gustaría mostrar a los suizos, sino  las otras, esas por las que hemos pasado  apenas de puntillas, las de los deportistas. Creo que los ciudadanos de ese país merecen una cartulina amarilla y, como se empeñen, podríamos sacarles otra más y acabaría convirtiéndose en roja y,  a partir de ahí, habría que imponerles hasta sanciones económicas  y eso, señores, eso son ya palabras  mayores. ¿O no, señor  Pujol?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios