www.diariocritico.com
Calvin Klein apuesta por la mujer normal

Calvin Klein apuesta por la mujer normal

jueves 13 de noviembre de 2014, 18:49h
Somos muchas las mujeres que nos preguntamos cada día cuál es el peso perfecto y como conseguirlo sin amargarnos la vida, sin obsesionarnos haciendo la última dieta que aparece en tal o cuál periódico o revista, y que tan buenos resultados parece que ha dado a alguna conocida modelo o actriz. Y lo somos porque la presión que se ejerce desde todos los ámbitos sociales sobre las mujeres es insoportable, difícil de aguantar sin que tu autoestima se resienta, lo que te obliga a vivir amargada por no tener el cuerpo de una Nieves Álvarez o de Eugenia Silva. De ahí la sorpresa y la importancia que tiene que Calvin Klein haya apostado para su campaña de ropa interior por una modelo como Myla Dalbesio, que en nada se parece a esas otras que lucen escuálidas en las pasarelas de medio mundo y que tanto daño están haciendo entre las jóvenes y por qué no decirlo también entre las más maduras.

Myla, que luce una talla 40, confiesa que se echó a llorar cuando recibió la propuesta no solo porque se hubieran fijado en ella como exponente de la mujer actual sino porque hasta ahora era la excepción y no la regla. Tanto es así que desde que se anunció que sería la imagen de la famosa marca las redes sociales echaban humo pensando que se trataba de una equivocación.

Pregunto, no es más importante la salud que la imagen, comer bien  que eliminar todos aquellos productos que tan necesarios son para nuestro organismo como pueden ser unas lentejas o un buen filete?. Cosa diferente es abandonarse, no hacer ejercicio, comer mucho y mal, o no comer todo lo que el organismo necesita, siempre en su justa medida pero sin renunciar a nada.

Sería ridículo por mi parte intentar parecerme a Sara Carbonero o a Paula Echevarría, sin tener en cuenta la diferencia de edad, los genes, la altura, y tantas y tantas otras cosas que nos diferencian físicamente. En alguna ocasión que le he preguntado a algún famoso diseñador el por qué de esa tendencia por vender ropa que solo unas pocas pueden ponerse, la respuesta casi siempre ha sido la misma: se debe a la exigencia de las más jóvenes, que son las que marcan tendencia.

Una explicación que me sorprende por varias razones, no son las jóvenes las que más consumen, pero sí las más afectadas por enfermedades como la anorexia o la bulimia.

Y siendo así, cómo es que aceptamos sin protestar, esa tiranía de querer parecer lo que no somos, sabiendo como sabemos que la moda es cambiante y que lo que hoy es el último grito dentro de unos años ya no lo será.

Estoy convencida de que los diseñadores no son los únicos culpables de que se lleve la talla 36 en vez de la 40 o la 42, aunque sean los que más visibilidad tienen. Hay muchos intereses, gente que se mueve alrededor de la moda y que busca el beneficio rápido y seguro por encima de cualquier otra cosa, incluso por encima de la salud.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios