www.diariocritico.com
Artur Mas no es Clark Kent

Artur Mas no es Clark Kent

viernes 16 de enero de 2015, 11:07h
(a José Luis Alvite con todo el corazón)
 
Lo de Artur Mas no tiene nombre. Su carrera política es una sucesión de fracasos que el presidente no está dispuesto en manchar ahora con un éxito así que vuelve a convocar elecciones en Cataluña con la misma pertinaz y absurda obcecación con la que hasta hace unos días lo peces bebían en el rio y volvían a beber. Aunque nadie nunca haya sabido por qué, a los famosos peces les guiaba un afán al menos noble: bebían y volvían a beber por ver a Dios nacer. ¿Qué espera Más que engendre esta nueva convocatoria hecha por mandato de Esquerra, según los deseos de Esquerra y a beneficio de Esquerra? ¿Qué ve Artur Mas que los demás no vemos para abrazar el fracaso con esa pasión? Ha puesto en peligro -y habrá que ver qué pasa- la histórica alianza con Unió; ha marginado, aunque no lo quiera reconocer y nadie se lo diga claramente, a un sector básico en Convergencia, esa burguesía catalana tan sabia que está orgullosa de sentirse muy catalana, bastante conservadora  pero me temo que poco independentista si alguna vez llega la hora de la verdad.

Artur Mas me recuerda mucho, físicamente, a Clark Kent, el periodista tranquilo que escondía en su interior nada menos que a Supermán. Pero ni "La Vanguardia" es el "Daily Planet", ni Pilar Rahola es exactamente Lois Lane, ni Barcelona tiene mucho que ver con la mítica ciudad de Metrópolis. Pese a todo muchos catalanes siguen esperando que Mas entre en su despacho y en décimas de segundo salga volando hecho el Supermán de la soberanía que ellos esperan con las mismas ganas que la otra mitad de Cataluña (tal ven un poco más de la mitad) siguen pidiendo lo del chiste: Virgencita, Virgencita, que me quede como estaba.

Pero Artur Mas lleva haciendo dos cosas mal con una vocación poco común: equivocarse escogiendo amigos soñadores y no gobernando. Lo segundo es peor, claro, porque las consecuencias de los delirios es que toda su súper fuerza la dedica a perseguir fantasmas en lugar de luchar contra el paro, defender la sanidad y atender a la educación. Y cuando alguien le dice algo de eso, como todos los héroes, tiene a quién echar la culpa: Aquiles tenía problemas con su talón, Supermán con la kryptonita y Mas con Madrid.

Y luego las malas compañías que le convencen una y otra vez de que no sólo es posible sino muy rentable hacerse independiente. Y da igual que políticos e instituciones europeas le adviertan de su aislamiento, da igual que grandes economistas le anuncien el desastre de una Cataluña independiente y da igual que hasta los estudiantes de primero de Derecho le expliquen que eso de las elecciones plebiscitarias no sólo es propio de regímenes totalitarios sino que ni se contempla en ningún país medianamente serio. Mas no quiere saber nada y convoca unas elecciones que va a perder con/contra Esquerra, que no van a tener más que fatales consecuencia de dolorosas rupturas interiores y que, naturalmente, no van a conseguir la independencia de Cataluña por mucha declaración unilateral que en su momento se planteé.

Comprendo que es triste para Artur Mas, pero la radiografía es la que es y lo que no se entiende -porque Mas debe ser un buen hombre- es que esté tan ciego y no vea el tumor que aparece nítido en la placa negra de una Cataluña que se merece mucho más de lo que tiene.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios