www.diariocritico.com
Nuestro Señor don Quijote

Nuestro Señor don Quijote

domingo 22 de marzo de 2015, 13:23h
Ahora que andan removiendo sus huesos, y su nombre una vez más está en labios de muchos que jamás lo han leído, cabría decir que el mejor homenaje que se le puede hacer a Cervantes es leer el Quijote. Leer también el resto de sus obras. Y por supuesto olvidar todo lo que se ha dicho sobre él, basado en la proyección de un personaje, que como dice Nabokov, se va alejando poco a poco de su libro hasta tener vida propia, y al final pasar del libro a la realidad, como si hubiese un proceso de llenar de carne la ficción. Ese personaje, protagonista de uno de los libros más crueles que jamás se han escrito, andurreaba por estas tierras siendo torturado por gente de alta y baja estofa, y ridiculizado en sus sueños por los que viven apegados a la realidad diaria. Por esta razón el gran Unamuno lo llamaba Nuestro Señor don Quijote, y lo comparaba a Cristo en cuanto portador de un ideal, y receptor de un martirio producido por el mundo, que se beneficia de sus sueños pero no cree en ellos.
El gran Cervantes, para muchos, creó con el Quijote la novela europea. Y muchos grandes novelistas, Flaubert, Dostoievski, Tolstoi...reproducen sus esquemas en sus propias obras, aunque ha habido otros que han visto profundas carencias técnicas y grandes errores en la confección del libro. Como Borges o Umbral, entre muchos, o Navokov, quien después de no considerar en inteligencia e imaginación a Cervantes del nivel de Shakespeare, dice que la ficción del quijote es deficiente "con esas ventas absurdas llenas de personajes trasnochados de los libros de cuentos italianos y esos montes absurdos infestados de poetastros dolientes de amor y disfrazados de pastores de la Arcadia. El cuadro que Cervantes pinta del país viene a ser tan representativo y típico de la España del siglo XVII como Santa Claus es representativo y típico del Polo Norte en el siglo XX. No sólo eso, sino que Cervantes parece tener un conocimiento de España tan escaso como el que tenía Gogol de la Rusia central".
Sin embargo, el mismo Navokov ha de quitarse el sombrero ante la gran capacidad de Cervantes de convertir la ficción en realidad, al punto de que hoy en día don Quijote representa lo que de bueno, noble y generoso hay en el ser humano. Y Harold Bloom no está de acuerdo con Navokov, pues dice que todos los buenos escritores o son cervantino o son shakesperianos, y compara en complejidad y literatura a don Quijote con Hamlet. En fin, la verdad es que de Cervantes y don Quijote se habla mucho, es utilizado como metáfora o como advertencia, pero la novela es poco leída. Rindamos pues homenaje al autor favoreciendo su lectura. Y que sus huesos descansen en paz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios