www.diariocritico.com
La lista negra

La lista negra

miércoles 15 de abril de 2015, 15:19h
Las cosas como son, cuando Obama ganó sus primeras elecciones muchas personas, dentro y fuera de Estados Unidos, creyeron que sería capaz de sacar adelante un programa de reformas amen de modificar algunos aspectos de la tradicional política exterior norteamericana.

Pero la mayoría de las promesas de Obama se las ha llevado el viento, por ejemplo el cierre definitivo de Guantanamo, lo que ha provocado una profunda decepción entre sus seguidores, insisto, en lo de dentro y fuera de Estados Unidos. Tampoco ha sido capaz de enderezar el proceso de paz en Oriente Medio. Es evidente que soporta a Benjamín Netanyahu, pero hacer evidente su antipatía no es suficiente, es más bien un gesto inútil porque lo realmente importante hubiese sido que obligara a su aliado a volver a la mesa de la negociación con los palestinos. Todo esto sin olvidar que Obama, junto a sus socios europeos, no es inocente en el conflicto de Ucrania.

De manera que hay que saludar dos de sus últimas iniciativas en política exterior, las negociaciones con Irán y con Cuba.

Las dos son decisiones históricas. Que Irán haya pasado de ser un enemigo a batir a un país con el que Estados Unidos al menos habla y parece estar normalizando las relaciones, y que el propio Obama haya pedido al Congreso que Cuba salga de la "lista negra" de países que están detrás del terrorismo, son decisiones que tienen un efecto no solo en la política norteamericana sino en la política mundial. En realidad van a ser casi los únicos logros de Barack Obama.Y si me apuran de las dos decisiones, la de Cuba es la que tiene más trascendencia.

El régimen castrista se apaga. Fidel está enfermo y retirado de la primera línea de la política de su país, en cuanto a su hermano Raúl, tiene más pasado que futuro aunque solo sea por una cuestión de edad.

Estados Unidos durante décadas ha tenido sometida a Cuba a un bloqueo que a quién ha perjudicado ha sido sobre todo a los cubanos, a los ciudadanos de a pie. Ese bloqueo no ha doblegado a los Castros y la prueba es que el régimen ha sobrevivido hasta hoy.

Así las cosas continuar con el bloqueo es un gesto inútil, y es lo que parece haber entendido Obama pese a las protestas de la poderosa comunidad cubana que vive exiliada en Estados Unidos. Muchos de los representantes de la comunidad cubana se quejan de que Obama no obligue a Raúl Castro por lo menos a alguna contrapartida a cambio de la normalización diplomática entre ambos países. Amen de lo mucho que les ha escandalizado, también al Partido Republicano, que  Obama haya decidido sacar a Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo. En realidad el presidente norteamericano ha optado por el realismo,  es decir por iniciar el camino del encuentro con Cuba a pesar del régimen cubano sabiendo que a este no le queda mucho tiempo y que cuando el régimen desaparezca quiere que Estados Unidos no este fuera de juego.

Es comprensible la decepción, el enfado, la frustración del exilio cubano, pero sin duda la decisión de Obama es acertada.

Ya digo que Obama ha dejado una estela de decepción porque había prometido mucho y por tanto era mucho de lo que de él se esperaba, pero al menos va a terminar su mandato sentando las bases para la normalización con Cuba. Algo es algo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.