www.diariocritico.com

Greenpeace identifica 33 puntos negros en su primera radiografía social del medio ambiente en Castilla-La Mancha

miércoles 03 de junio de 2015, 13:59h
Greenpeace ha presentado hoy el informe Radiografía social del medio ambiente en España, un estudio en el que señala, comunidad por comunidad, más de 400 puntos negros del país así como 214 ejemplos positivos a seguir. Por lo que respecta a Castilla-La Mancha, la organización ecologista ha detectado 33 puntos negativos y 8 iniciativas y políticas verdes.


La organización ecologista asegura que en Castilla-La Mancha destaca "la amenaza" que supone la decisión del Gobierno central con el apoyo de la Junta de instalar un Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos de alta actividad en Villar de Cañas (Cuenca). Se trata, en su opinión, de "un proyecto plagado de irregularidades en su licitación, que hipoteca el futuro de la región".

En el lado positivo Castilla La Mancha es la comunidad líder en potencia fotovoltaica lo que demuestra, dice Greeenpeace, que abandonar las energías sucias como la nuclear es posible y viable en la actualidad.

El medio ambiente es "una víctima" de la crisis

Además, en este informe Greenpeace ha ido más allá y, por primera vez, realiza una radiografía que refleja las duras consecuencias sociales que tienen las agresiones al medio ambiente en todas las comunidades autónomas.

De igual modo, resalta los impactos positivos que conllevan las políticas medioambientales positivas. Así, por ejemplo, ha establecido "el vínculo entre las infraestructuras inútiles y los escándalos por corrupción y el despilfarro de dinero público"; también entre "una política energética dictada por las eléctricas y las enfermedades y pobreza energética", o entre "la gestión forestal y las privatizaciones y la pérdida de derechos laborales".

"Esta radiografía permite demostrar que el medio ambiente es una de las principales víctimas de la crisis y es la ciudadanía quien sufre las consecuencias", ha declarado María José Caballero, directora de Campañas de Greenpeace.

“Es necesario que los dirigentes políticos reviertan la situación y apuesten por modelos económicos y sociales respetuosos con el medio ambiente porque las evidencias demuestran que lo contrario tiene graves consecuencias para la ciudadanía”.

Greenpeace pone algunos ejemplos de las consecuencias sociales asociadas a la destrucción del medio ambiente.

En el caso de Castilla-La Mancha hace referencia a grandes infraestructuras como el aeropuerto de Ciudad Real que "suponen grandes impactos medioambientales pero que luego son un fiasco que hay que pagar con dinero público".

Finalmente, Greenpeace considera "intolerable" que en torno al 17% de los hogares en España (más de siete millones de personas) sufran pobreza energética mientras las empresas energéticas tienen ingresos millonarios gracias a una política del Ministerio de Industria hecha a medida.

Impactos positivos

Greenpeace ha detectado, por otro lado, numerosas iniciativas y ejemplos positivos "en un escenario de desmantelamiento generalizado del medio ambiente". Así, dice, "en los últimos años se han multiplicado las movilizaciones ciudadanas, muchas veces exitosas", en defensa del medio ambiente: las protestas por todo el país contra el fracking, el almacén Castor o las prospecciones de petróleo en el mar son solo algunos ejemplos.

También son numerosos los casos en que los propios dirigentes políticos toman la iniciativa y protegen a la ciudadanía de las consecuencias de destruir el medio ambiente. Es el caso de los numerosos municipios libres de transgénicos (más de 100 en toda España) o la oposición al fracking de siete Gobiernos autonómicos. Greenpeace quiere hacer hincapié en las iniciativas pioneras del cambio, por la incomprensión que suponen a pesar de sus beneficios para el medio ambiente.

Es el caso de proyectos como el sistema de recogida de residuos puerta a puerta en municipios de Euskadi, Navarra y Cataluña, o modelos energéticos 100% renovables como el de la isla de El Hierro.

El análisis de Greenpeace, también destaca el esfuerzo de aquellas personas que optan por un empleo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, a pesar de las muchas trabas y dificultades con las que se encuentra. Pero también destaca los modelos empresariales verdes que generan miles de puestos de trabajo como son los que ofrecen las energías renovables o la pesca sostenible.

Ranking medioambiental

Estos ejemplos y otros indicadores han permitido a Greenpeace elaborar un ranking de las comunidades autónomas en función de su índice de calidad ambiental, en función de diferentes temas como la agricultura, calidad del aire, costas, pesca, energía y cambio climático, protección y gestión del territorio, y la gestión de residuos. Según este índice, las comunidades con más puntuación son La Rioja, Navarra y la Comunidad de Madrid, seguidas de Extremadura, Castilla y León, Galicia, Andalucía, Cataluña, Baleares, Murcia, Canarias, Castilla-La Mancha, Asturias y Euskadi. La lista la cierran la Comunidad Valenciana, Cantabria y Aragón.

"Todas las comunidades se sitúan entre un nivel de calidad ambiental medio y bajo por lo que en todas sin duda, existe un gran margen de mejora medioambiental ", ha comentado Julio Barea, responsable del informe.

“Junto al Gobierno central, las Comunidades Autónomas tienen una gran responsabilidad en la situación en la que se encuentra el medio ambiente en su territorio, es fundamental que hagan políticas para la ciudadanía y el entorno natural y dejen de hacerla de espaldas a ella”, ha concluido Barea.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios