www.diariocritico.com

PATRIMONIO

El poblado de Villaflores de Guadalajara, incluido en una 'Lista Roja' de Patrimonio por 'riesgo de derrumbe'
(Foto: Hispania Nostra)

El poblado de Villaflores de Guadalajara, incluido en una 'Lista Roja' de Patrimonio por "riesgo de derrumbe"

La Asociación Hispania Nostra denuncia su "estado de abandono"

martes 16 de junio de 2015, 17:08h
La Asociación Hispania Nostra ha incluido al poblado de Villaflores, situado a cinco kilómetros de Guadalajara, dentro de su Lista Roja del Patrimonio por "el riesgo de derrumbe que presenta" lamentando su "estado de abandono total, sujeto a toda clase de actos vandálicos".

Este poblado es "uno de los pocos ejemplos de colonia agrícola del siglo XIX que queda en la provincia y fue construido en 1886 por una marquesa", según ha informado Hispania Nostra en nota de prensa, que ha recordado que "en abril de 2015 fue considerado Bien de Interés Cultural y en 2008 se anunció la rehabilitación del poblado y la creación de un parque temático dedicado a la astronomía, pero el proyecto no se ha llevado a cabo".

El palomar, las viviendas de los trabajadores, la capilla y el edificio principal son obra de Ricardo Velázquez Bosco. Además de los inmuebles propios de la explotación, el poblado contaba con una escuela, una capilla y ocho viviendas para los trabajadores. El poblado inició un declive con la muerte de la marquesa. La casa de labor es el edificio de mayores dimensiones y en su interior se situaban dos viviendas, unas oficinas y la escuela.

En las naves laterales y trasera se encuentran los espacios destinados a pajar, granero y cuadra. En este último destaca una estructura de madera volada que se habría empleado para soportar los camastros de los arrieros.

El palomar es el edificio más sobresaliente del conjunto y tiene planta circular y dos alturas. En su parte superior sobresale un pequeño cuerpo que nace del anillo interior, rematado con una bóveda de media naranja, que sustituyó a una cubierta plana destruida en la década de 1940 por un rayo. Mientras, la capilla del poblado está dedicada a San Diego y está rodeada por una cerca de planta ovalada. Está divida en un acceso, la capilla propiamente y la sacristía.

Es el único edificio del complejo cubierto con teja cerámica plana. El grupo de viviendas está dividido en cuatro bloques pareados de dos plantas cada uno. Se sitúan en un arco que se desarrolla hacia el suroeste, con los accesos orientados hacia la capilla y un patio trasero en la parte posterior.

Finalmente, completan el conjunto un molino destinado a la extracción de agua, la vivienda principal, la bodega y el almacén. La bodega se compone de una nave con tinajas de almacenamiento y dos corredores subterráneos en los que se disponen hornacinas con más tinajas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios