www.diariocritico.com

Viaje a ninguna parte

miércoles 08 de julio de 2015, 15:17h
Faltan ochenta días para celebrar elecciones en Cataluña caso de que Artur Mas mantenga su anunciado órdago "plebiscitario". Desde que lo anunció, han pasado muchas cosas. La mayor parte desfavorables para los intereses de nuestro político burgués metido en traje de tribuno soberanista.

A juzgar por las encuestas, no le salen las cuentas. Ni las cuentas ni los trampantojos de listas de "independientes" partidarios de la independencia. Primero pinchó en hueso cuando quiso engatusar a Oriol Junqueras (el líder de ERC) para que formara parte de un lista única cuya cabeza pretendía ser el propio Mas. Junqueras no picó y le devolvió la bola. ¿Por qué no una lista de independentistas "de la sociedad civil" sin políticos en los puestos de salida? Junqueras pensaba en la ANC que pastorean gentes afines a su partido.

Artur Mas se olió la tostada y dejó en suspenso el compromiso. Al tiempo, activaba sus terminales mediáticas para desacreditar cualquier fórmula que no le incluyera en el primer puesto de la fila. Desde que se metió en el lío soberanista ha ido dando argumentos a quienes le tienen ya como un perdedor. Y no solo en las encuestas. Por el camino ha perdido a Unió Democrática, socio durante tantos años de Convergencia.

Mas es ya una figura patética embarcado en un viaje a ninguna parte que metafóricamente recuerda al personaje que encarnaba el gran Buster Keaton en el "Maquinista de La General" cuando para conseguir que el tren no se detuviera iba echando a la caldera las maderas que arrancaba de los vagones. La diferencia fundamental es que aquél era un viaje de ficción para la gran pantalla que en términos cómicos resultaba muy divertido. Mientras que el viaje de Mas hacia la ucrónica independencia de Cataluña le convierte en actor de una tragicomedia muy costosa que pagamos entre todos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios