www.diariocritico.com

España, en el punto de mira

martes 22 de septiembre de 2015, 15:20h

Las elecciones catalanas han provocado en los últimos días una reacción en cadena de Cámaras de Comercio, patronales y empresarios de diversos sectores como el farmacéutico sin precedentes. También varias casas de análisis han dado su opinión sobre la calificación de la deuda de Cataluña que llevaría aparejada una declaración de independencia y hasta el propio gobernador del Banco de España ha puesto blanco sobre negro que las dificultades de financiación de una Cataluña independiente acabarían en un corralito.

Los soberanistas han puesto el grito en el cielo y eso a pesar de que la propia Generalidad elaboró un documento en el que claramente se hablaba de esa posibilidad. Otros, como el presidente de Telefónica, hablan de realismo y no de meter miedo cuando se explican las consecuencias de que Cataluña se independice, algo que, por cierto, para César Alierta, no va a pasar.

Yo tampoco lo creo, pero ahí está el desafío y de momento las últimas encuestas señalan que la lista de Mas, Junqueras, Romeva, aunque cada día es menos compacta, podría lograr la mayoría absoluta de escaños, con la ayuda inestimable de la CUP. En todo caso, fuera de España, en los círculos financieros y económicos, Cataluña preocupa, pero no es lo que más preocupa. Cuenta El Confidencial que el ministro de Economía, de gira por La City, ha podido constatar algo que vienen diciendo en Esradio los economistas Daniel de la Calle o Javier Santacruz, la posibilidad de que se rompa España no preocupa ni mucho menos tanto como la posibilidad de un gobierno PSOE-Podemos.

Un gobierno de estas características pondría en solfa todo lo logrado hasta este momento, que es mucho. Lo más importante la seguridad jurídica y la confianza. Ya hemos visto lo que se está haciendo o dejando de hacer en ayuntamientos gobernados por marcas blancas de Podemos con el silencio cómplice, si no ayuda, de los socialistas. Se frenan inversiones, se suben los impuestos, se ponen trabas a determinados negocios y se crea inseguridad y desconfianza. Sin ir más lejos, Madrid ya ha visto como se encarece su prima de riesgo y está avisada de una calificación de su deuda como bono basura.

El secretario general del PSOE necesita confirmar su liderazgo y eso sólo lo logrará si consigue gobernar en España, aunque sea a costa de sumar a los podemitas y por tanto radicalizarse. Luego veremos cuánto daño puede hacer realmente, pero de primeras de la desconfianza internacional y sus consecuencias no nos libraría nadie.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.