www.diariocritico.com

Entre jalogüin y Papá Noel

domingo 29 de noviembre de 2015, 10:26h

Después de jálogüín, el "black Friday", y dentro de poco Papa Noel. Ya solo falta que celebremos el día de Acción de Gracias aunque no sepamos a qué narices tenemos que dar las gracias. Entonces Rajoy, como Obama al pavo, indultará a una gallina en La Moncloa. Como estamos ya en campaña electoral no me extrañaría. Claro que también se podría indultar a un cerdo, que es lo que más consumen las familias españolas. O a una cabra, aunque solo sea para recuperar la sana costumbre de comer duelos y quebrantos. El presidente, Soraya (que no falte Cospedal), el ministro de Exteriores y el interiores, el de justicia y el de injusticia, todos mirando a Rajoy mientras perdona la vida a la gallina y la echa a volar. Sé libre como el viento, le dice, mientras la gallina sube feliz hacia los pasillos del cielo. Ah perdón que las gallinas no vuelan. Así que tendrá que darle un toquecito y decirle que nunca más será atropellada en su dignidad gallinácea. Jamás estará a todas horas en la granja, con las luces encendidas, creyendo que siempre es de día, no parando de comer y de poner huevos.

García Page seguro que indultará a una perdiz o codorniz, emblemas de Castilla-La Mancha. Él si podrá echarla al viento, aunque sea para un vuelo rasante. Aunque como no tiene mayoría igual tiene que pactar con Podemos y todo tiene que pasar por una asamblea ciudadana. En la plaza de Zocodover, o en Fuensalida. Arriba, en el balcón, Page, los consejeros, diputados (que no falte Cospedal), y demás autoridades. Y como Pilatos Page ofrece al pueblo la opción de perdonar el degüello a una perdiz o una codorniz. Ah perdón, que no se degüellan, sino que se agujerean a perdigonazos. Pues eso, que el pueblo elija y que quien salga sea soltada en un coto público. Se le pone luego un chips que le avise cada vez que suene el "click" del percutor, para que se esconda por el monte y huya de ese cómodo viaje en el todoterreno.

Mi buena amiga y vecina Yénifer Luisa, se vistió en jálogüin de Parca draculiana. Se plantó en mi puerta. Me dijo "chuto o muete". Pero fue con tan mala fortuna que la guadaña se cayó del palo y le hizo un buen chichón. Eso te pasa por hacer el tonto, le dije, y no ir al cementerio como siempre, a arreglar a tus muertos. Te han castigado, insistí. Pero no me hace caso y esta mañana se ha ido al "black Friday". Vino también escalabrada. Se peleó con otra por una espátula y unas bragas que ya creía suyas. Las tuvo que defender a muerte. Y se llevó la espátula. Me la enseñó con mucho orgullo al atardecer. Estaba emocionada. Ahora está deseando vestirse de Papá Noel y bajar por la chimenea. El año pasado lo hizo y cayó de culo en la brasa. Yo le digo que se lo piense, que hay gente a la que no le sienta nada bien el imperialismo consumista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios