www.diariocritico.com

Y el Rey ¿qué hace ahora?

lunes 07 de marzo de 2016, 09:34h

A Felipe VI nadie le dijo que en su corto tiempo como Jefe del Estado, le iba a tocar abrir una legislatura y casi sin solución de continuidad, cerrarla, hecho que en caso de producirse, sería inédito en los tiempos recientes de nuestra joven democracia recuperada hace cuarenta años. Tampoco le dijeron que el ganador de las elecciones, le daría plantón en un ataque de soberbia, pues es consabida norma de educación, aceptar los encargos, máxime si estos proceden de la primera autoridad de la nación.

Coincidente con este tiempo, nadie le había advertido a Pedro Sánchez que después de haber aceptado el encargo de formar gobierno, con exquisito respeto hacia el monarca como mandan las normas de cortesía, éste se vería derrotado (tal vez por elegir mal el tempo, su estrategia o su compañero de viaje) tanto por los votos de otros partidos, lo cual era previsible, como por las mentes conservadoras que quisieron ser más que su propio primer secretario. Aquellos que de vez en cuando se descuelgan por Ferraz, le dicen que de morado, solo van los nazarenos de Jesús de Medinaceli.

De todas formas, al líder socialista se le han abierto mucho los ojos y cerrado los oídos ante ciertos cantos interesados. Me parece, al contrario de lo que pueda parecer, que de esta investidura fallida, le va a quedar una buena dosis de experiencia para no cometer ciertos errores y así llegar a ser el líder que ahora no es.

Tampoco le dijeron a Felipe VI, que tendría de interlocutor para todos estos cambios de aspirante a la investidura a un tal Patxi López. Este exlehendakari, es la imagen pintoresca de un Congreso que empieza a parecerse cada vez más a una asamblea de casa del Pueblo socialista que a un lugar solemne. Parece que Patxi ha elegido como asesor para que le interprete el Reglamento del Congreso, a algún personaje de Los Morancos pues todo no puede ser más cómico, e impropio del lugar. Las intervenciones desde su atalaya de Presidente del Congreso, responden más a un dialogo propio de compadres de cuadrilla como dirían en su tierra, que de tono parlamentario con sus señorías los diputados, pasando con sorprendente facilidad del trato de tú a usted, como quien va y pide otra ronda en el bar con los amigos. La laxa interpretación del reglamento, le ha permitido que cualquier diputado le pida turno de palabra por alusiones o juicios de valor y reviente la sesión con sus comentarios. Me parece que han tomado la medida al chairman y a este le va la marcha. La vedad es que después del beso entre Pablo y Xavier , las intervenciones de Patxi y los discursos con lenguaje decimonónico de Mariano, el hemiciclo lleva camino de convertirse en un casting para El Club de la Comedia.

Pero volviendo al Rey, éste no puede pedirle consejo a su padre porque está haciendo viajes de jubilado, pero que en lugar irse a Benidorm como hacen los del IMSERSO, se los toma a Dubái , y claro, D. Juan Carlos tiene el teléfono apagado por el dineral que suponen las llamadas en roaming. Cosas de vivir con un sueldo de pensionista. Pero nuestro monarca, que para eso por sus venas corre sangre griega, ha tirado de la legislación helena y ha pensado decirle a Patxi, que porque no hacen como en la tierra de origen de su madre y “veras que fácil y pronto lo arreglamos”. Se puso manos a la obra y empezó a repasar al país hermano Mediterráneo.

Grecia, cuna de la civilización occidental, lugar de nacimiento de la democracia, la filosofía occidental, los Juegos Olímpicos, la literatura y el estudio de la historia, la política y los más importantes principios de las matemáticas y la ciencia, es ahora el país donde veranean los de la Troika, donde su jefe de Gobierno no lleva corbata pero habla inglés y donde por el trágico y triste drama de los refugiados, vive días de horror y llanto por tantos desaparecidos a los que el Mare Nostrum llevo a su seno mientras huían de las bombas y el hambre. Pero en ese país convulso, cada vez que se va a las urnas, no se producen ni dramas, ni demoras.


Allí cuentan con 300 escaños para 11 millones de habitantes, pero esto no es del todo proporcional, pues al igual que con el Sorteo de la Primitiva, al que gana en número de escaños las elecciones, se le regala un bote adicional de 50 escaños, de lo cual ha tomado buena nota Mariano, pensando en que si eso lo tuviésemos en España, podría meter a Rita, a todos los concejales y altos cargos valencianos imputados y así se quitaba el problema de un tirón metiéndoles en el paquete del medio centenar.

A nivel parlamentario, se establece como requisito imprescindible para tener representación parlamentaria, superar una barrera mínima del 3%. La ley electoral perjudica la formación de alianzas electorales previas a las elecciones, pues si la primera fuerza política del país es una coalición, no tiene derecho al premio de los 50 escaños. De los mencionados 300 escaños, los otros 250 se reparten proporcionalmente entre todos los partidos. Hay que señalar que el bote de de 50 asientos para la primera fuerza política, existe en cualquier caso, incluso si su ventaja sobre la segunda es de tan solo un voto.

Para cubrir sus gastos electorales los partidos perciben una ayuda especial del Estado, que en las últimas elecciones han sido de seis millones de euros y repartida proporcionalmente y en función del resultado que consiguieron en las inmediatamente anteriores elecciones generales. Si tras las elecciones ningún partido consigue la mayoría absoluta, el presidente de la República pedirá al partido más votado formar un Gobierno en un plazo de tres días. Si no lo consigue, le seguirá la segunda y luego la tercera fuerza, con idénticos plazos. Si al término de este periodo ningún partido ha conseguido formar un Gobierno, y tampoco ha sido posible la formación de un Gobierno de concertación nacional, se convocan nuevas elecciones.

Y digo yo, tendrán la prima de riesgo por las nubes, dificultades económicas gravísimas, tensa situación social por los recortes, etc. pero nos llevan un mundo en materia electoral y democrática. La constitución griega fue redactada y promulgada por el Quinto Parlamento de Revisión de los Helenos y entró en vigor en 1975, después de la caída de la junta militar (régimen de los coroneles) que gobernaba al país desde 1967, cuando derrotaron al Rey Constantino de Grecia, hermano de la reina Dª Sofía. Desde entonces, se le han hecho tres enmiendas: en 1986, 2001 y 2008. Aquí llevamos treinta y ocho años desde la promulgación de la Carta Magna y parece un crimen de lesa patria, hablar de reformarla. Como dijo el Presidente en funciones Mariano Rajoy en junio del pasado año: "Lo de Grecia no va a pasar en España porque este es un país serio”……….. ¡Pues menos mal que somos serios!

Se daría en cualquier caso, aplicando la normativa helena, que ahora le tocaba al Rey Felipe VI encargarle formar gobierno a Pablo Iglesias en tres días y como diría el ministro Margallo y el periodista Eduardo Inda, el diputado de los besos iba a formar un Gobierno mitad chavista e iraní, con Monedero al frente del CNI, a Errejón como director del Parque de Atracciones para que cuele a todos los niños revolucionarios cubanos y el Telediario pasaría a llamarse Teletuerka, como es evidente.

Aquí llevamos desde el verano en semifunciones, desde el 20-D en funciones y desde el 4-M en decepciones, y luego quieren que los tomemos en serio…………Con buen criterio, el Rey ya no hará más encargos hasta que alguien le garantice que está en condiciones con la aritmética en la mano, de ser investido Presidente del Gobierno, lo cual es todo un acierto. ¡Ya está bien de marianadas!


JOSE JOAQUIN FLECHOSO

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios