www.diariocritico.com

Los titiriteros fueron títeres

miércoles 29 de junio de 2016, 11:27h

La historia se repite en las condenas mediáticas que luego, cuando no se confirman judicialmente o se anulan, ya es tarde para rectificar y el mal y el desprestigio están hechos de manera irreversible. Cual acaba de acontecer con el caso de los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García, que en las pasadas fiestas del carnaval madrileño representaron la obra 'La bruja y Don Cristóbal', en la que siguiendo el argumento de la misma salía el cartel 'Gora Alka ETA', por la que fueron encarcelados nada menos que por el supuesto y gravísimo delito de enaltecimiento de terrorismo.

Todo ello con gran difusión de la noticia sobre todo en los medios conservadores en general y de la caverna en particular -incluyendo sus tertulias-, y algunos periódicos en contra, como Diariocrítico para el que la libertad de expresión, máxime en una obra de ficción, debe estar por encima. Eso sí, aun reconociendo el error por parte del Ayuntamiento de Madrid de ofecer esta obra, de manera inadecuada pero no punible, dentro de la programación infantil.

El seguimiento a esta noticia, que fue abrumador, aumentó con la salida de prisión de Alfonso y Raúl cinco días después, y sus ecos se mantuvieron varias semanas y meses posteriores hasta que se fueron apagando a la espera de la decisión judicial. Que ya ha llegado y ahora resulta que, según el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, el mismo que dictó orden de prisión como le pedía el Ministerio Público, "no ha quedado debidamente acreditado el delito". O sea, que no lo hay.

Sin embargo a esta noticia no se le ha dado idéntico tratamiento, sobre todo por los citados medios que le dedicaron grandes espacios y tiempos -amén de editoriales-, pasando prácticamente desapercibida para sus lectores, oyentes y espectadores. Porque a los responsables de los mismos no debía interesarles la verdad, sino el escándalo al servicio de intereses que nada tienen que ver con la información. De modo que los titiriteros se convirtieron en títeres de sus ideologización disfrazada de supuesta noticia. Lo que es malo. Pero hay algo peor: semejante impresentable comportamiento se seguirá produciendo en el futuro, porque siempre encontrarán nuevos títeres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios