www.diariocritico.com

Se canceló mega presa en el Amazonas

miércoles 10 de agosto de 2016, 08:48h

Millones de personas, desde los más diversos lugares del mundo, seguimos los Juegos Olímpicos que se están celebrando en Brasil, una de las mayores reservas verdes del planeta. Inmenso espacio lleno de vida al que Stefan Zweig calificó como “país del futuro” y reserva mundial de la humanidad. Ahora padece una inmensa conmoción sociopolítica y económica que amenaza con detener la reforma social que desde hacía unos años estaba en marcha.

Corrupción, plutocracia, todo vale, bánksters, terratenientes insaciables e inmensos golpes en su línea de flotación y de estabilidad provocados por esta locura de economía de casino y de guerra sin fronteras. Pero, entre tanta miseria, tenemos una buena noticia que compartir: Se cancela la mega presa en el Amazonas. Nos encanta que la movilización y la presión logren cosas maravillosas. Y nos encanta contarlo y “pasar la palabra” porque todos formamos parte de esta victoria, aunque no lo supiéramos. ¡Ayúdanos a seguir protegiendo el Amazonas!

El pasado viernes una noticia maravillosa recorrió Internet e inundó nuestros grupos de whatsapp: se cancelaba el proyecto de la mega presa que amenazaba con destruir el corazón de la Amazonia. Después de muchos rumores y de esperar desde Brasil la confirmación por parte de nuestros compañeros, se hacía oficial. La agencia medioambiental brasileña anunciaba que se cancelaba el proceso para otorgar la licencia al proyecto de la presa de São Luiz do Tapajós. Han sido muchos meses de campaña, trabajando junto al pueblo Mundurukú, los verdaderos protagonistas en esta lucha, que han sentido muy cerca cómo este megaproyecto amenazaba con inundar y destruir las tierras en las que llevan habitando desde incontables generaciones.

Meses en los que más de un millón de personas de todo el mundo nos hemos sumado para apoyar la reivindicación del pueblo indígena Mundurukú y para decir no a esta locura de proyecto. También hemos presionado a empresas multinacionales como Siemens para que no apoyasen esta iniciativa que suponía la condena de toda una región. Una vez más, habría sido imposible sin el apoyo de cientos de miles de personas concretas, como tú y como yo. ¿Quién dijo que todo está perdido?

Ahora es momento de celebrar esta formidable noticia. Pero también de seguir adelante. Continuar con las demarcaciones de las tierras de los Mundurukú y seguir presionando para que el Gobierno brasileño avance en el reconocimiento oficial de esta zona, la mejor forma de proteger el legado de ese gran pueblo indígena y el Amazonas. La amenaza persiste sobre el pulmón verde del planeta. Existen hasta 42 proyectos de presas eléctricas a lo largo del Amazonas, como parte de un agresivo modelo económico que deja de lado la protección de la selva y sus habitantes.

Las experiencias anteriores con grandes presas han tenido un impacto irreversible en las comunidades locales, devastando su entorno y desplazándolas y han estado envueltas en escándalos de corrupción entre políticos y empresas. Y en este país nuestro tan castigado por las oligarquías imperantes y desalmadas hay miles de presas en ríos que se impusieron por la fuerza y que están destrozando la pesca y el medio ambiente. Al igual que sucede desde que aquel innombrable presidente del gobierno del PP decretó que todo el territorio español era edificable.

Al igual que facilitó de manera inicua y anticonstitucional que, en un país aconfesional, una institución religiosa pudiera poner a su nombre decenas de miles de hectáreas de terrenos, anexos a pueblos y comarcas como si se tratase de res nullius, actuando ellos mismos de “registradores de la propiedad”, pero hoy y ahora tenemos que celebrara una victoria de cientos de miles de personas que apoyamos la lucha contra esa mega presa del Brasil.

Además, está demostrado que ya existen otros caminos y que Brasil podría impulsar una energía realmente renovable. Con la inversión adecuada, es posible generar la misma cantidad de energía que la que generaría el fallido proyecto de Tapajós empleando la potencia del viento y el sol. Por la pérdida de diversidad, porque es posible otro modelo y por los propios Mundurukú, vamos a seguir trabajando junto a las comunidades locales y oponiéndonos a otros proyectos como el de São Luiz do Tapajós.

Lo que suceda en la Amazonía nos afecta a todos los seres humanos porque se trata de uno de los más grandes pulmones del planeta en el que vivimos, nos movemos y somos. Nosotros somos tierra que camina y el oikos no es un espacio que podamos contemplar o estudiar, porque nosotros formamos parte viva y responsable de ese medio por eso muchos maestros nos animan a que hablemos más de ecosofía que de ecología.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios