www.diariocritico.com

Mujeres e imperfectas

martes 16 de agosto de 2016, 13:20h
Me encanta observar las nuevas tendencias televisivas. Los Medios y las Grandes Cadenas empiezan a apostar firmemente por caras, perfiles y hasta cuerpos firmemente más plurales. Las nuevas reinas de la televisión son más diversas. Las hay altas, bajitas, de complexión fuerte, delgadas, de barrio bajo currando con las de alta cuna… Cómo cambian los tiempos Srxs! Si volvieran las “Mamma Chicho”, a finales de agosto de 2016 la piscina la presidiría una “mujerona tremenda” a lo Carmina Barrios rodeada más bien de “Papi Chulos”…

No se me olvida que mi primer trabajo televisivo a los 14 años como bailarina, se fue al traste por mi estatura. Y tampoco cómo conscientemente con 17 años, obsesionada con la perfección, decidí hacerme anoréxica para acabar de controlar mi cuerpo como todas aquellas supermodelos que aparecían en las revistas que adoraba. Imaginen la vida tensa a la que se somete una bailarina y cantante adolescente tratando de emular a sus ídolos de sonrisa profident.

Resultaba en su momento un gran reto convertir algo que se veía como un defecto en una virtud diferencial. Pero la vida nos enseña que lo que a uno le resulta horrible para otro puede ser el triunfo de un novedoso sello de identidad.

Modelos que plantan cara a la dictadura de las tallas raquíticas. Artistas que plantan cara a la Industria. Presentadoras que desafían todo lo anteriormente establecido. Mujeres que haciendo lo que les da la gana se ponen el mundo por montera. Y un largo etc… Esas son las cosas y patrones que realmente triunfan y perduran en el tiempo: aquellos únicos, no vistos con anterioridad. Aquellos auténticos que por el camino nos van descubriendo las caras poliédricas de la belleza. Una belleza que no está reñida con la inteligencia, si no que la complementa e intensifica. Esa belleza desigual ampara a las mujeres fuertes, listas, interesantes y únicas por encima de los estrechos cánones que se cimentaron en los 90´.

Por fín se derriba la tiranía de las medidas perfectas. De las familias perfectas. De las madres y mujeres perfectas. Nunca lo imperfecto y plural estuvo más de moda. Aparecen los nuevos registros. Los nunca escritos. Aquellos inmensos que surgen en esta Explosión de La Comunicación, en los Medios y Redes Sociales.

Esas mujeres singulares que no tienen porqué ser ejemplares pero que representancaracterísticas a evaluar de una población femenina inmersa en un proceso de cambio real. Mujeres diversas sumidas en el caos que produce encontrar modelos más reales de mujeres repartidos por los medios. Y aunque todavía nos queda mucho por conquistar, permítanme celebrar este gran punto de inflexión. Qué bien. ¡Joder!¡Por fín!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios